•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Problemas fiscales, amenaza de prisión, delirio de persecución, estallidos emocionales que incluyen la intención de dejar el Real Madrid, no alterarán lo suficiente el sistema nervioso del temible y cada vez más eficaz Cristiano Ronaldo, para impedirle ser la figura cumbre en la Copa Confederaciones 2017 que se realiza en Rusia. La grandeza de Cristiano podría ocultar la escasez de “cracks” en esta décima versión, de un evento que muchos ven en vías de desaparecer, al carecer de gracia, de profundidad, y de valor histórico, sin el tamaño de una Eurocopa, o de una Copa América, y no digamos de un Mundial o una Champions. Se trata, visto desde cualquier rincón, de un torneo enano, de interés mayúsculo solo para los países que compiten. Alemania salta como favorita para coronarse.

¿Cómo hacer saltar los resortes del interés mundial sin astros del calibre de Lionel Messi, Luis Suárez, Neymar, Gareth Bale, Manuel Neuer, Dybala, Marcelo, Ramos, Isco, Griezmann, Pogba, Eden Hazard, Kroos, y James, capaces de formar un atractivo abanico de retadores para Cristiano? En ciertos momentos, este ha sido el evento apropiado para mostrar la brillantez de Romario, Ronaldinho, Kaká, Ballack, Podolski, Thierry Henry, y tantos otros provocadores de impactos, que le proporcionaron nivel a la Confederaciones, pero hoy, al momento del despegue, Alexis Sánchez, Vidal y Ter Stegen, asoman como los más visibles, lo cual hace ver la inmensidad de Cristiano Ronaldo en la soledad.

Veremos un cuarto cambio

La mayor utilidad de esta Confederaciones, es someter a prueba al Comité Organizador de la Copa del Mundo y comprobar la habilitación de las instalaciones, además, servir como experimento para algunas variantes, como la interesante y necesaria ampliación de un cuarto cambio durante la prórroga, y estirar los agregados de tiempo al finalizar cada período por considerar que los aplicados no compensan adecuadamente lo que se pierde. El inolvidable artillero holandés, Marco Van Basten, Director General de desarrollo técnico de la FIFA, lanzó una ruidosa advertencia, y es que se está estudiando la posibilidad de terminar con los fuera de fuego, o aplicarle modificaciones.

Sin Brasil, que ha vuelto a encabezar el ranking mundial, sin Alemania el último Campeón mundial, sin España, sin Francia, sin Italia, sin Argentina, aparecen en pantalla como favoritos, el campeón de Europa, Portugal, bien armado contando con todos sus pilares, Alemania pese a dejar en casa a la mayoría de sus jugadores con etiquetas de estrellas, Chile que es el actual campeón de América, y el equipo local Rusia, obligado a darle forma a expectativas crecientes de cara a la Copa del Mundo del 2018. Como siempre México da mucho de qué hablar antes de levantarse el telón, pero termina diluyéndose, y difícilmente se puede considerar competitivos a Camerún, Australia y Nueva Zelanda, número 110 en la FIFA.

Un arbitraje de mano dura

Se informó que se utilizará la revisión de jugadas dudosas como apoyo para los árbitros, lo cual será muy saludable y dejará puertas abiertas para la próxima Copa del Mundo. El juego excesivamente friccionado, y peor aún el cargado de mala intención, será drásticamente recortado en un torneo con mano dura arbitral. En su primera participación en Copa Confederaciones, Portugal se enfrenta hoy a México, que envió a Rusia a todos sus estelares, reservando al equipo “B” para la Copa de Oro. El claro favorito es Portugal que cuenta con los principales jugadores que atraparon la Euro el año pasado, después de un inicio muy incierto.

Nunca hay dudas alrededor de Cristiano, excepto cuando se considera que puede ser afectado por el problema emocional que está atravesando. El más espectacular goleador que hemos visto, cerró la Champions con sus niveles de furia al máximo. Puede que una vez suene el silbato, Cristiano coloque a un lado todas las incomodidades y vuelva a volcarse con todo su ímpetu. Hoy frente a México, será perseguido por todas las miradas, con la confianza de verlo funcionar tan precisa y demoledoramente como acostumbra. Se piensa, Cristiano no cederá un centímetro buscando como impresionar. Aunque puede que no lo necesita, agregarle puntos a la pretensión de su quinto Balón de Oro, tiene utilidad.

Respeto por alemania

Lo inesperado fue la decisión de Joachim Low, el técnico alemán desde el 2006, de no recurrir a sus fieras calificadas, para poder realizar una evaluación del resto de personal batallando bajo presión. Julian Draxler del París Saint Germain asumirá el liderazgo y hay interés en Shkodran Mustafi, el joven de 25 años, que se faja en el futbol inglés, y chequear la forma como Ter Stegen, el flexible arquero del Barcelona, toma el lugar de Neuer. Es tal el respeto por el equipo de Alemania, que aún con las bajas informadas, es instalado como favorito, por encima de Portugal y Chile.

Con la constante presencia de Brasil, el arquero Dida quien estuvo con el Milán, registra la cifra más alta de juegos con un total de 22, en tanto el mexicano Cuauhtémoc Blanco y Ronaldinho, comparten el liderato de goleo con un total de 9, mientras la mayor goleada en el evento, es de 10-0 y hay que apuntársela a España sobre Tahití. No hay muchas historias recordables, y me quedo con el susto sufrido por el Brasil de Kaká frente a Estados Unidos en el 2009, al tener que remontar un 0-2 con el mundo observando con la boca abierta. Ojalá esta Confederaciones, proporcione la suficiente excitación para convertirse en interesante.