•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es casi imposible hablar de Copa Oro, sin recordar la primera ocasión que la Azul y Blanco participó en ese torneo, en 2009. Después de esa histórica clasificación era una utopía considerar que habría una segunda vez, sobre todo porque a nivel centroamericano Nicaragua seguía siendo la cenicienta. Sin embargo, ocho años después, Juan Barrera lideró una remontada de ribetes espectaculares ante Haití (3-0), dándole a la tropa pinolera un boleto al torneo de más prestigio a nivel de selecciones de Concacaf.

De cara a la segunda participación de los nicas en Copa Oro, los exseleccionados nacionales Samuel Wilson y David Solórzano, que disputaron el torneo del 2009, consideran que Nicaragua tiene la calidad para desempeñar un buen papel en ese certamen, considerando que muchas cosas han cambiado en esta renovada selección, destacando el apoyo de la afición y los rivales exigentes que ha enfrentado en partidos amistosos.

“El respaldo de los fanáticos ha sido muy importante. Además se han conseguido fogueos contra selecciones de buen nivel, algo que antes era imposible. Creo que la Azul y Blanco hará un buen papel en la Copa Oro por el nivel que ha venido mostrando. Juan Barrera será clave en esta participación, pues ya tiene experiencia en este tipo de eventos y es el que lleva la responsabilidad de guiar a Nicaragua. Eso sí, les hará mucha falta en el primer partido contra Martinica”, declaró Wilson.

“Ojalá esta selección pueda lograr lo que nosotros no pudimos, ganar al menos tres puntos, pues en el 2009 perdimos todos los juegos, contra Guadalupe 2-0, contra México caímos con el mismo marcador y cerramos siendo goleados por Panamá 4-0”, rememoró el ahora jugador de la UNAN-Managua.  

Por su parte, el defensor David Solórzano elogió el trabajo que ha realizado la selección durante los últimos tres años. “Primeramente hay que darles mérito a estos muchachos que han hecho un gran trabajo. A pesar de que muchos jugadores van a debutar en Copa Oro, creo que eso no va a afectar en lo absoluto. Cada jugador que está en la selección está convencido de que sus cualidades son grandes y creo firmemente que pasarán a la segunda ronda”, manifestó Solórzano.

El defensor del conjunto universitario también destacó la importancia de Juan Barrera en el once de Nicaragua. “No podemos negar que Juan Barrera es el jugador que hace la diferencia, se notará su ausencia en el primer partido, pero creo que la clave de esta selección, analizando todo el recorrido que ha tenido, ha sido la competencia interna que se ha generado por ganarse un puesto en el once titular”, sostuvo el exseleccionado nacional.