•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras dejar claro ante Portugal (2-2) que está preparada para cualquier batalla, la selección mexicana debe dar un paso hoy decisivo hacia las semifinales de la Copa Confederaciones en Sochi ante Nueva Zelanda.

Considerada la cenicienta del grupo A, Nueva Zelanda fue muy inferior a Rusia en el arranque de la competición. Perdió 2-0, pero pudo recibir muchos más goles si no hubiera sido por la notable actuación de su arquero Stefan Marinovic. En cambio, el “Tri” exhibió en Kazán un futbol conjuntado y solidario, siendo capaz de remontar en dos ocasiones ante Portugal, que compite en el torneo con la vitola de campeón europeo, liderado por el actual Balón de Oro, Cristiano Ronaldo.

“Equipo de clase”

Ambos equipos se enfrentaron en un amistoso en octubre, con victoria 2-1 del “Tri” en la capital mexicana, en un partido en el que Nueva Zelanda mostró sus avances. De los últimos seis partidos entre ambos, cinco finalizaron con victoria norteamericana.

“Jugamos ante 40,000 aficionados y fue un partido disputado, les pusimos en problemas. Mañana no quiero que entren al campo y sean miedosos, negativos, o se sienten a ver a México hacer lo que quiera”, dijo ayer el seleccionador neozelandés Anthony Hudson, que tuvo palabras de elogio hacia su rival.

Equipo de inspiración británica, a diferencia de México los “All Whites” no tienen por costumbre cambiar su planteamiento. El arquero Marinovic es el soporte de una defensa de cinco, con dos volantes y tres jugadores en ataque, con el espigado punta del Leeds United Chris Wood como referencia.

A sus 25 años viene de marcar 30 goles en la competitiva segunda división inglesa, contando todas las competiciones. En la selección ha marcado 19 en 48 partidos. Junto a él, la calidad la pone el extremo Marco Rojas, de padre chileno, que ante Rusia intentó sin éxito que su equipo conservara el balón.

Extremo del Melbourne Victory de la liga australiana supone un oasis de técnica en un cuadro que normalmente busca los balones directos para Wood. Nueva Zelanda se enfrenta a la complicada tarea de intentar la clasificación para semifinales en las dos jornadas restantes, primero ante México y en el cierre de la primera fase contra Portugal.