•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Omar Cisneros y sus muchachos jinoteganos, capaces de forjar brillantes faenas ante los mejores equipos de la actual edición del Germán Pomares, llegan al último fin de semana de la primera vuelta como dueños del último puesto clasificatorio a la segunda ronda, sin embargo hay algo que les inquieta y es el hecho de tener solamente un juego de ventaja sobre los Tiburones de Granada, que los amenazan con arrebatarles la clasificación en el último suspiro. 

El panorama no es fácil para ninguno de los dos equipos y la presión a estas alturas del Campeonato debe ser agobiante, sobre todo porque sus últimas series son contra rivales que están por encima de ellos. Jinotega, con balance de 31-33, enfrentará este fin de semana al aguerrido conjunto de los Toros de Chontales, que presentan récord de 33-27 y se sitúan en el puesto siete de la tabla general de posiciones. No hay duda que los norteños tienen frente a sí un reto difícil, aunque no tan complicado como el de Granada, que se medirá a los Indios del Bóer, el cuarto mejor equipo del torneo con 41 triunfos y 22 reveses. 

¿Será capaz Granada?

Antes de las dos victorias que consiguieron contra la Costa Caribe, haciendo girar el mundo al revés, los granadinos aparecían en los cálculos previos como prácticamente eliminados. Sin embargo lograron quitarse la soga del cuello, revitalizar sus esperanzas y meterle más presión a Jinotega. Logrado tal objetivo, el asunto ahora es si serán capaces de agenciarse ese puesto 12. 

Ciertamente es una misión con un alto grado de dificultad, pero con ciertas combinaciones de resultados que la harían posible. Una barrida de los sultanecos a los Indios y tres o dos derrotas de los jinoteganos ante los Toros le darían la clasificación a la tropa que dirige Eddy Talavera, pues mejorarían su récord a 34-34, mientras que los norteños caerían al lugar 13 con un récord de 32-36 o 33-35. El detalle con esto es que muy difícilmente los Tiburones puedan barrer al Bóer, uno de los equipos más completos del Pomares.

Por otro lado, si Granada consiguiera tres victorias ante los Indios y Jinotega perdiera 3-1 su serie ante Chontales, los sultanecos pasarían a la siguiente ronda con un balance de 33-34 y los norteños se quedarían fuera con un récord de 32-36. Tampoco se considera una posibilidad fácil de forjar, pues el Bóer sale como favorito para ganarles la serie a los granadinos. 

Jinotega está obligado a ganar

El equipo jinotegano bien podría no estar en estas circunstancias tan complicadas, pero perdieron dos juegos de gran importancia ante Río San Juan. Ahora necesitan, como mínimo, ganarle dos juegos a Chontales y que Granada pierda dos encuentros ante la Tribu capitalina. Estos resultados les darían la clasificación al presentar un registro de 33-35, que estaría por encima del 32-36 de los guiados por el reconocido Talavera. 

Jinotega debe apostar a ganar su serie al menos 3-1, porque de hacerlo garantizaría su clasificación en caso de que Granada le gane tres de cuatro juegos al Bóer o un empate si es que los Indios llegaran a caer por barrida ante los Tiburones. Es obvio que los norteños necesitan mostrar su mejor versión, como lo hicieron en sus series contra los Dantos, el Bóer y la Costa Caribe.

Resto de la jornada   

Además de estas dos series, que sin lugar a dudas son las que atraen todos los reflectores porque está en juego el último cupo, también se realizarán los choques Nueva Segovia-Zelaya Central, Boaco-Estelí, Costa Caribe-Masaya, Carazo-Río San Juan, Madriz-Matagalpa, Rivas-León y Dantos-Chinandega.