•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Gambeteando dificultades, como un delantero encarrilado para anotar un gol, Jorge García, se ha ganado la confianza del director técnico de la selección de futbol de Nicaragua y está a un par de semanas de debutar en la Copa Oro. Su acelerado ascenso con el Club Deportivo Walter Ferretti, de la Primera División, le ha permitido ganarse un puesto en el equipo nacional y el respeto de los aficionados.

A sus cortos 18 años de edad, y en plena etapa de evolución, García recuerda cómo hasta hace menos de dos años soñaba con vestir la casaca de algún equipo profesional; para entonces, considerar que podía integrar la Selección Nacional, era muy ambicioso. Jugando en las ligas juveniles del Colegio Don Bosco, en su natal Masaya, el joven atacante decidió que dedicaría su vida al futbol, pese a un sinnúmero de limitaciones que lo perseguían. 

Para su fortuna, dispuso del talento necesario para hacerse notar entre sus compañeros. García creció en el seno de una familia humilde, de escaso poder adquisitivo, pero laboriosa y siempre dispuesta a apoyarlo. El aliento de los suyos fue el combustible que Jorge usó para dar el salto de calidad que desde niño anheló. Tras realizar unas pruebas con el conjunto juvenil del Ferretti, los directivos y cuerpo técnico de esa institución quedaron convencidos de que tenían un diamante y no lo dejaron escapar.

“Le tengo que agradecer a Dios por todas la bendiciones que he recibido, he trabajado muy duro para superar dificultades y ahora veo los frutos. Le debo agradecer también a Elvis Balladares, exjugador del Ferreti, porque fue quien me vio jugar y me animó a que me fuera a probar en las juveniles, ese día tomé una de las decisiones más importantes de mi vida. Después de un torneo en la juvenil y tras quedar como goleador, vino mi primer ascenso”, relató visiblemente animado “Jorgito”, como le llaman sus amigos.

Por primera vez en el equipo grande

El ascenso al que se refiere García se dio en la campaña 2015-16, en la jornada 16 de clausura, unos días después de haber marcado tres goles al equipo juvenil del Juventus FC. En aquella jornada fue convocado por primera ocasión para un partido de la máxima categoría del balompié pinolero, a la que tanto aspiró llegar. Sin embargo, su explosión con el conjunto de la Policía fue en la temporada pasada, haciendo dupla con Robinson Luiz para liderar la ofensiva del club. 

Llamado de Duarte 

Tras marcar 10 goles la campaña anterior en la Liga Primera y haciendo alarde de sus cualidades técnicas con el balón, García no solo atrajo las miradas de los fanáticos y entrenadores de otros clubes, también captó la atención del seleccionador costarricense, Henry Duarte, quien admirado por ese jovencito atrevido, decidió convocarlo a la preselección nacional, haciéndolo debutar el pasado 16 de marzo durante un amistoso que la tropa nica perdió 2-0 ante su similar de Honduras, en el que jugó los 90 minutos. 

“Jorge García es un muchacho que ha venido mostrando madurez, es posiblemente el jugador del futuro en esta selección, por ello hemos venido trabajando con él. Además, es el único centro delantero que hay de momento en la liga, tenemos que echar mano de lo que hay, y de esto se trata, de ir buscando a los jugadores del futuro”, manifestó Duarte, en relación a la convocatoria de “Calán”, quien recibió ese apodo de su abuelo Gonzalo Hurtado (q.e.p.d.).

Con el equipo nicaragüense, García ha disputado cinco partidos, cuatro actuando como titular y dos de los cuales ha jugado completos. Su segundo desafío con la Azul y Blanco tiene un sentido especial, pues fue contra Haití el pasado 28 de marzo en el Estadio Nacional de Futbol, en el que Juan Barrera, con un triplete, permitió a Nicaragua clasificar por segunda vez en su historia a la Copa Oro de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf).

“Para mí es un gran orgullo jugar en la selección, gracias al profesor (Duarte) que confió en mí. He puesto de mi parte al trabajar duro para corresponder a esa confianza que puso en mí el seleccionador”, manifestó Jorge, quien apunta a ser titular en el torneo más importante a nivel de selecciones de la Concacaf, en el que Nicaragua debutará el próximo 8 de julio ante su similar de Martinica.

Por más goles

En dicho certamen, al que la Azul y Blanco asistirá por primera vez desde que lo lograra en 2009, García pretende ser incidente ya sea con asistencias o goles, así como lo hizo el pasado 7 de junio contra Bolivia, en Yacuiba, marcando el primero de dos goles que logró el equipo pinolero. Fue la primera y única anotación de Jorge con la casaca nacional, ante una selección que venía de vencer 2-0 a Argentina en las eliminatorias mundialistas de Conmebol.  

“Después de ese gol, me sentí muy orgulloso, se me erizó la piel, yo solo me arrodillé y le dediqué el gol a Dios por todas las bendiciones. Él ha sido el artífice de todos mis éxitos”, recalcó el jugador. En la Copa Oro, torneo en el que Nicaragua enfrentará a Martinica, Panamá y Estados Unidos, el 8, 12 y 15 de julio próximo, “Calán” está llamado a ser una de las figuras que genere mayor impacto en la tropa que dirige Duarte, teniendo como aliado a Juan Barrera, Carlos Chavarría y compañía.