•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La felicidad de ser abridor terminó al menos por el momento para Erasmo Ramírez. Este domingo se confirmó que Blake Snell regresó a la rotación de abridores, relegando al nica al cuerpo de relevistas, puesto en el que comenzó la temporada con los Rays de Tampa Bay. Con este cambio, el único pinolero con un lugar seguro comenzando juegos, es el espigado Juan Carlos Ramírez que el sábado venció a los Medias Rojas de Boston con una excelente actuación que le significó su séptimo triunfo del 2017.

Como abridor Erasmo tuvo ocho salidas, presentando un balance de 3-2 con una paupérrima efectividad de 6.05. Ramírez venció como iniciador de juegos a los Tigres de Detroit, Angelinos de Los Ángeles, y Rojos de Cincinnati. Sus derrotas fueron contra los Detroit y ante los Marineros de Seattle, su exequipo. En términos generales, el rivense no logró mostrar consistencia en ese rol, por consiguiente su mánager Kevin Cash decidió mandarlo al relevo donde se ha visto mejor, sacado de apuros al equipo.

La apertura más reciente de Erasmo fue el pasado 21 de junio, cuando venció a los Rojos de Cincinnati, lanzándoles 5.1 innings de dos carreras, incluyendo un jonrón y seis ponches propinados. Sin embargo, si se toma en cuenta sus últimas cinco aperturas, los números claramente reflejan que no atravesaba por un momento de gracia, pues solamente había ganado un partido, sumando dos derrotas y un par de desafíos sin decisión. Ahora Erasmo tendrá que esperar que se lesione alguno de los abridores y optar a la plaza nuevamente, eso sí, dependerá que siga mostrándose imperial como relevista.

En total esta temporada, Erasmo tiene balance de 4-2 con 5.01 de efectividad. Permite 33 carreras limpias en 59.1 innings, acepta nueve jonrones, otorga 14 bases por bolas y propina 47 ponches.

Cheslor en crisis

A pesar de continuar recibiendo muchas oportunidades como titular, Cheslor Cuthbert no logra realizar los ajustes necesarios y sigue sumergido en una crisis ofensiva que parece no tener fin. Si un día logra conectar un imparable, en los siguientes juegos se va en blanco. Este domingo, el costeño se fue de 3-0 con una base por bolas ante los Azulejos de Toronto, bajando su promedio hasta .196. Toronto se adjudicó el triunfo con marcador de 8-2 sobre los Reales de Kansas City.

Esta temporada, Cheslor solamente ha logrado conectar 18 hits en 92 turnos al bate (33 juegos). Resume cuatro dobles, un jonrón y diez carreras empujadas, números que no se parecen en nada a los del 2016, cuando impactó a los directivos de los Reales, haciendo creer que en este 2017 podía ser su año de explosividad.