•   Boston, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Juan Carlos Ramírez, conocido como J.C. Ramírez y quien salió de la Colonia 14 de Septiembre, en Managua, para convertirse en el mejor lanzador que tienen los Angelinos de Los Ángeles en las Grandes Ligas en este momento, tuvo acción el sábado ante los Medias Rojas de Boston, equipo al que dominó y venció en el Fenway Park, adjudicándose su séptima victoria de la temporada.  Para esta entrevista concedida a El Nuevo Diario en el clubhouse visitante de Fenway Park, Juan Carlos conversa sobre su vida personal  y la fortaleza para mantenerse a flote en las Grandes Ligas. También analizó su labor contra David Price y los Medias Rojas, triunfo que le permitió quedar con balance de 7-5 con 4.38 de efectividad, entre otros temas de su vida personal y lo que significó crecer sin un padre en casa, siendo formado nada más por su madre, doña Hortensia Ramírez.

Juan Carlos Ramírez frenó al temible Aaron Judge

¿Cómo te sientes después de esa excelente actuación ante el equipo de Boston?

Más confiado de lo que me sentía anteriormente. En este transcurso de mi carrera, la cual empecé como relevista y ahora como abridor siento más seguridad, especialmente cuando tengo que enfrentar equipos muy fuertes como Boston.

¿Cuál ha sido tu fortaleza este año?

Considero que es mi curva, es un nuevo picheo que he agregado a mi repertorio y me ha ayudado bastante. Antes tenía muchos problemas con los zurdos  porque no tenía un cambio y la curva está haciendo ese trabajo. A base de rectas y sliders no se puede dominar a un bateador. Ahora estoy lanzando la curva abriendo conteo y me da muy buenos resultados.

¿Y tú debilidad cuál sería?

La consistencia, tengo que trabajar la consistencia, ser consistente en tirar mis picheos, que rompan bajitos. Ya no es un inning que voy a lanzar como relevista, ahora es más de un inning, entonces esa consistencia tengo que mantenerla en todos los innings para poder llegar largo en el juego.

Te has enfrentado a los Yanquis de Nueva York y los Medias Rojas de Boston. ¿Cuál de estos dos equipos consideras que es más complicado?

Son equipos similares. Ambos tienen una ofensiva bien agresiva, muchos jóvenes fuertes. No te puedo decir qué un equipo es más débil que el otro, para mí los dos son buenos equipos, tuve que trabajar muy fuerte cuando les enfrente a ellos, con inteligencia y gracias a Dios con los dos pude sacar buenos resultados.

Erasmo Ramírez siempre está hablando muy bien de vos y sobre  la importancia para él en convertirse en abridor. Esa oportunidad le llegó a Erasmo, pero no le ha ido muy bien, ¿qué piensas de su actuación?

Esto es beisbol, él es un veterano y estoy seguro que pronto podrá enderezarse y salir adelante. Yo  admiro mucho a Erasmo y siempre le estoy deseando lo mejor. 

Slider de Ramírez, mortífero

¿Y sobre la actuación de Cheslor Cuthbert?

Vos sabés que afecta mucho no jugar por ocho días consecutivos y que te llamen de emergente a coger un turno, te afecta. Cuando contra Kansas City o en casa en Anaheim, conversamos mucho. Él está consciente de lo que está pasando. Siempre está entrenando fuerte y con su mente fuerte, no está frustrado y eso es muy bueno. Cuando reciba más oportunidades de jugar seguirá demostrando que puede estar en las Grandes Ligas para hacer su trabajo.

Cuando estabas jugando con los Filis de Filadelfia pasabas por un mal momento, ¿pensaste que ese era el fin de tu carrera como beisbolista?

Nunca, el día que yo piense en rendirme es porque el brazo no me deje tirar la pelota. Soy joven, tengo salud y gracias a Dios mi brazo está bien. Eso nunca pasará por mi mente y siempre he dicho que la esperanza es lo último que se pierde. Para mí todos los días es una oportunidad, lo cual significa que tengo que trabajar fuerte para mantenerme donde estoy. Estoy consciente de que momentos malos van a pasar, no todo es color de rosa en la vida,  pero gracias a Dios vengo de raíces que me enseñaron  a que nunca tengo que rendirme.

¿Cómo te iniciaste en el béisbol?

Empecé a los 8 años. Como todo niño en Nicaragua jugaba viernes, sábado y domingo. Llegué a un punto que ya no podía jugar infantil cuando tenía 14 años. Entonces pasé a Don Bosco y ahí empecé a jugar, pero solo los sábados, porque esas ligas son federadas y te permiten jugar solo los sábados. Juan Carlos Ramírez venció a Boston el sábado pasado.

Después vino la parte en que llegó la promoción de secundaria y tenía que pensar en mi futuro y mi carrera como profesional. Por mi tamaño, que era alto, flaco y saltaba bien, comencé a jugar basquetbol. Recuerdo que la UdeM estaba interesada en mí, pero una vez jugando beisbol Felipe Salinas llegó con un señor gringo que buscaba talentos y me vio lanzar. Quedó impresionado con mis lanzamientos, hasta el punto que me ofreció ayuda para seguir entrenando en el beisbol, me dio apoyo para ir al gimnasio, comprar vitaminas, proteínas y así comencé en el mundo del beisbol. De repente, Felipe Salinas me llevó hacer una entrevista, Nemesio Porras la miró y después me invitaron a entrenar con el American College y ahí fue donde sucedió todo. 

Comencé a entrenar con Carlos Rodríguez, un pícher cubano muy bueno que me enseñó mucho. Para ese entonces, Nemesio Porras era el scout de los Marineros de Seattle y me invitó a ir a Venezuela. Los entrenadores quedaron fascinados con mi trabajo, hasta el punto que me ofrecieron firmarme y ahora estoy por estos lados.

Yanquis fracturados

Madre de J.C., pieza clave

Vienes de una familia donde tu mamá jugó el rol de madre y padre, ¿cómo has podido sobreponerte a todas estas adversidades?

Pienso que mi niñez fue muy feliz, a pesar de que no tuve un padre. Tuve la oportunidad de tener siempre a mi madre a mi lado y a mis abuelitos y mis tías. Crecí sintiendo la falta de un padre porque miraba a mis amiguitos con sus papás y yo no tenía el mío. Siempre pensaba cuándo iba a conocer a mi padre, pero ese momento nunca llegó. Con el tiempo entendí que no tenía necesidad de tener un padre porque mi madre me formó de la mejor manera posible, para mí, mi mamá es la mejor del mundo. A mi madre le debo todo lo que tengo, sin ella no estuviera en las Grandes Ligas, sin los consejos de ella no hubiese podido tener la mente fuerte que tengo ahora.

¿Qué consejos te daba tu mamá?

Que siempre fuera humilde, no olvidarme de donde vengo, trabajar fuerte y nunca rendirse. Todos sus consejos se me quedaron grabados en la cabeza y hoy los estoy poniendo en práctica. Yo siempre respecto mucho a mi madre y por eso siempre sigo sus consejos.

¿Cada cuánto te comunicas con tu mamá?

Siempre estoy hablando con ella, después de cada juego que lanzo nos hablamos, no importa si en el juego me fue bien o mal, no hay día que no hable con ella. Siempre estoy en contacto con ella, soy hijo único, por lo tanto soy lo único que tiene en su vida y ella es lo único que yo tengo, somos un dúo perfecto. 

Las tentaciones

Estás en un mundo donde te aparecen muchos “amigos”, las drogas y el alcohol lo tienes disponible todo el tiempo. ¿Cómo haces para mantenerte lejos de estos vicios?

Creo que la parte más difícil en este tema fue cuando estaba pequeño y creciendo. Fue en ese momento cuando me podía desviar. Vos sabés que yo vivía en la 14 de Septiembre, un barrio “candela”, había pandillas, drogas, vagancia y yo vine creciendo en ese aspecto. Me di cuenta de todos los tipos de drogas que existían en ese entonces. Pienso que si no me desvié en ese momento cuando venía creciendo, no creo que lo haga ahora. Las drogas no están en mi mente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus