•   Kazán, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En la práctica de la selección mexicana se ve intensidad. Se reproducen situaciones que pueden aparecer en el duelo contra Alemania. Chicharito Hernández habla con el seleccionador Juan Carlos Osorio y deciden que no participe. Ocurre en Kazán a tres días de que el delantero juegue ante sus compañeros de la Bundesliga, en semifinales de la Confederaciones.

Estrella del Bayer Leverkusen, Chicharito podría encontrarse en el estadio Fisht de Sochi a tres de sus compañeros en el equipo alemán; el arquero Bernd Leno, el centrocampista Julian Brandt y el defensa de 20 años Benjamin Henrichs.

En un entrenamiento abierto a la prensa, con el Kremlin de Kazán de fondo y en una soleada mañana, Chicharito hizo sonar las alarmas al final del calentamiento cuando abandonó el grupo y se dirigió hacia los encargados de material tocándose el costado.

Entonces cambió las botas por unas zapatillas de deporte y se dedicó a la carrera continua mientras sus compañeros jugaban un '10 contra 10' en campo reducido con gran intensidad, buscando interpretar lo que se encontrarán en el campo el jueves en Sochi.

Rápidamente algunos miembros de la delegación mexicana tranquilizaron a los periodistas. Simplemente se trataba de reservar al máximo goleador histórico del Tri (48 tantos).

"Salió porque estaba cansado del partido (del sábado ante Rusia), llevamos muchos minutos y entrenamientos, y necesitaba un poquito de descanso", anunció más tarde su compañero Jonathan Dos Santos.

Lo cierto es que pocos apostarían a que Osorio dejará fuera del once titular a Chicharito, el hombre que mejor conoce las defensas de la Bundesliga.

Rozando los 50 goles

Tras ganar 2-1 a Rusia, el propio futbolista destacó la oportunidad que supone para el fútbol mexicano jugar contra Alemania, cuando los periodistas le preguntaron si deseaba enfrentarse a Chile.

"¿Y contra la Alemania, la campeona del mundo, no lo saboreas", respondió con vehemencia.

Chicharito llegó a la Confederaciones después de que el 28 de mayo se convirtiera en el máximo goleador histórico del Tri al marcar un tanto en la derrota 2-1 ante Croacia en Los Ángeles, superando las 46 dianas de Jared Borgetti.

Ante Portugal, en el debut en Rusia, hizo el primer tanto del Tri tras una buena combinación con Carlos Vela. Alcanzó los 48 y ya tiene en el horizonte la simbólica cifra de 50.

El carismático jugador afrontó el torneo de los campeones tras una segunda temporada con el Bayer Leverkusen por debajo de las expectativas. Si en su primer año marcó 26 goles, en el segundo bajó su productividad a 13.

Salir del Leverkusen

Fue un curso complicado en la 'ciudad de las aspirinas' en el que el equipo pasó de jugar la Champions a no clasificarse para las competiciones europeas.

A sus 29 años recién cumplidos, Chicharito podría cambiar de aires. Le tientan varios clubes importantes del Viejo Continente, entre ellos el Sevilla, y de nuevo el campeonato estadounidense, consciente de la pegada que tiene en el público mexicano.

Mientras, cumple con su papel como uno de los jefes del vestuario del Tri, donde se ha convertido en hombre de confianza de Osorio.

"Aquí jugamos todos, corremos todos, el héroe no es el que marca un gol, ni el villano el que comete un error. Luchamos todos y nos partimos la madre todos", dejó claro tras ganar a Rusia.

Ahora le esperan los viejos conocidos de la Bundesliga. Antes de que comience el partido, Chicharito se volverá a arrodillar en el centro del campo y rezará levantando los brazos hacia el cielo porque el Tri regrese a una final de la Confederaciones.