• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

¿Cuándo fue la última vez que vimos un “dinosaurio” en la colina? Uhhhh, hace 49 años, en 1968, usando el uniforme de los Tigres de Detroit y ganando 31 juegos, cifra que hoy se ve tan improbable, como un correcto conteo de votos en elecciones caseras. El derecho Denny McLain estuvo asombroso esa temporada. Previamente, el último ganador de 30 juegos había sido Dizzy Dean de los Cardenales en 1934 con balance de 30-7, es decir, en el 68 de la Primavera de Praga y el drama de Tlatelolco, McLain terminó con una sequía de 34 años. Así que, a lo largo de casi 83 años, McLain es el único ganador de 30 juegos que el beisbol ha visto. Ni siquiera auténticos “monstruos” como Nolan Ryan, Roger Clemens o Randy Johnson lo lograron. Es obvio que en una época en que los ganadores de 20 están escaseando, no hay quien piense en la posibilidad de 30.

LENTO INICIO Y FUERTE CIERRE

McLain, que se deslizó dramáticamente desde la grandeza hasta la delincuencia, siendo encarcelado, abrió 41 juegos en aquella temporada de fantasía, recorriendo todo el trayecto en 28 ocasiones, una cifra ahora insólita. Registró 6 blanqueos a los largo de 336 entradas, con un fantástico promedio de 1.96 en efectividad. No crean que McLain arrancó como un tiro. Sin decisión en sus primeras dos aperturas, tuvo que esperar hasta el 21 de abril para obtener su primer triunfo, derrotando a los Medias Blancas y continuar el día 27 blanqueando a los Yanquis, para entrar a mayo con 2-0. McLain creció con seis victorias en mayo, perdiendo su invicto con los Orioles y golpeó las puertas de junio con 8-1. Es a partir de este momento que McLain se dispara. Con otros seis triunfos en junio y siete en julio, el derecho de los Tigres dio la impresión de ser un potro desbocado. Su balance de 21-3 con dos meses pendientes obligó que todos los reflectores giraran hacia él.

McLain, inspirado, alargando su dominio, no se detuvo. Cinco triunfos en agosto y cinco en septiembre, lo llevaron al total de 31, quitándole toda intriga al Cy Young de la Liga Americana ese año. Su última victoria fue el 19 de septiembre por 6-2 contra los Yanquis, superando al ganador de 20 juegos Mel Stottlemyre. Cerró mostrando su brillantez durante una derrota 2-1 frente a los Orioles el día 23, y saliendo sin decisión el 28 después de trabajar siete ceros con pitcheo de dos hits contra los Senadores de Washington. Ese juego que también terminó 2-1 fue ganado por el cubano Camilo Pascual.

CARLTON Y WELCH AMENAZAN

Casi medio siglo después, los que más se han acercado como retadores fueron Steve Carlton en 1972 y Bob Welch en 1990, ambos con 27 triunfos. Lo asombroso de Carlton es que logró las 27 victorias lanzando para un equipo de último lugar, como aquellos Filis que solo ganaron 59 veces mientras sufrían 97 derrotas... ¿Cómo fue posible que Carlton se aproximara al 50 por ciento de aporte en el total de éxitos de un equipo? La última gran arremetida ha sido la del derecho de los Atléticos de Oakland, Bob Welch, en 1990. En un equipo impulsado por McGwire y Canseco, capaz de ganar 103 juegos, Welch estuvo fenomenal en ruta hacia 27 victorias en 35 aperturas, es decir, 6 menos que las de McLain en el 68. Con apenas 32 o 34 aperturas en el beisbol actual y rotaciones de 5 hombres, ganar 30 es descartable. McLain fue el último “dinosaurio”. El único en llegar a esa cifra a lo largo de 83 años, desde Dizzy Dean en 1934, cuando aquí se viajaba en carretas y las calles eran polvorientas.