•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Solamente son tres los beisbolistas nicaragüenses que militan actualmente en Grandes Ligas y Juan Carlos Ramírez sabe perfectamente la responsabilidad que esto implica. Los ojos de todos los aficionados al deporte rey en Nicaragua están sobre ellos y siguen muy de cerca los detalles llamativos que puedan dejar en cada una de sus apariciones en la Gran Carpa.

En una entrevista concedida a MLB.com, el serpentinero de los Angelinos de Los Ángeles expresó sentirse orgulloso de poder representar a Nicaragua a sus 28 años de edad y agregó que “no somos muchos peloteros nicaragüenses en Grandes Ligas. Estamos dando a conocer Nicaragua, que ahora sí hay beisbol allá y que sí producimos buenos peloteros”.

Luego de un bajón de pilas, Ramírez demostró no creer en las malas rachas, tener una mentalidad firme y segura al achicar la ofensiva de los Medias Rojas de Boston en una labor de 6.0 entradas en el Fenway Park.

Dueño del juego

Aunque J. C. Ramírez sabe la importancia de los bateadores, las carreras y los batazos en un juego de beisbol, afirma que cada cinco días que va a lanzar se siente dueño del juego, porque desde su infancia se mentalizó que ser pícher le permite “tener el control del partido”.

También dice sentir una enorme satisfacción al ser uno de los apenas 14 pinoleros que han debutado en las Grandes Ligas y poder estar mostrando que tiene calidad para ese nivel de juego, mismo que le permite “darle la poca experiencia adquirida a los chamaquitos que vienen creciendo y poder hablar con ellos y decirles que trabajen duro para que lleguen a Grandes Ligas”. 

Esta temporada, Ramírez tiene balance de 7 juegos ganados y 5 perdidos, con efectividad de 4.38, en 17 presentaciones con los Angelinos, 14 de ellas como abridor. Aunque el principal objetivo es seguir sumando triunfos y poder culminar así una destacada temporada, que hoy en día todos anhelamos.

7 victorias  y 5 derrotas es el balance de Juan Carlos esta temporada en Grandes Ligas.