•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El seleccionador alemán Joachim Löw declaró este miércoles que sus jugadores están “hambrientos y con ganas”, de enfrentarse a México el jueves, en Sochi, en las semifinales de la Copa Confederaciones.

“Vamos a jugar contra un equipo extremadamente fuerte, que corre mucho, que tiene jugadores muy técnicos. Es un equipo de otro calibre a Australia y Camerún, del nivel de Chile, con el mismo gusto por la profundidad y la misma mentalidad, mucho orgullo”, dijo Löw en la rueda de prensa previa al partido.

“Para nosotros será una muy buena prueba. Evidentemente queremos ir a la final, los jugadores están con ganas y con hambre, pero tendremos que jugar mejor que en la primera parte ante Camerún. No jugaremos con los mismos futbolistas, habrá cambios”, avanzó.

Löw recordó el último enfrentamiento oficial entre ambos equipos, en el partido por el tercer puesto de la Confederaciones de 2005, que finalizó 4-3 tras prórroga para Alemania.

Entusiasmado con el Tri 

“Me acuerdo de aquel partido, entonces yo conocía poco el futbol internacional y México (Löw era el ayudante del seleccionador Jürgen Klinsmann), pero fue el equipo que más me entusiasmó. Jugaba de una manera tan ofensiva, era algo que yo no veía todos los días. Desde entonces se ha desarrollado, es un equipo que impresiona, en el sentido positivo juega con agresividad”, explicó el técnico.

A Löw le preguntaron por el hecho de disputar el jueves su octava semifinal consecutiva (dos como técnico adjunto, seis como principal). “Estoy especialmente contento de haber alcanzado la semifinal con este equipo porque no podíamos prever que alcanzara este nivel. La semifinal es siempre la prioridad, es un placer haberlo logrado con los jóvenes”, dijo.