•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Chile jugará la final de la Copa Confederaciones en su debut en la competición tras batir en los penales (3-0 después de empate 0-0) a Portugal, con una espectacular actuación de su arquero y capitán Claudio Bravo, que paró los tres primeros lanzamientos, este miércoles en Kazán.

La campeona de Sudamérica jugará el domingo en San Petersburgo la final con el vencedor del México-Alemania, que se disputa hoy en Sochi. “Mostramos un corazón muy grande para defender nuestra propuesta. Estamos orgullosos de que el pueblo chileno pueda disfrutar de esto”, dijo el técnico de Chile, Juan Antonio Pizzi. “Fue un gran partido, un buen ejemplo de lo que puede ser el futbol, con dos equipos excelentes. Chile ganó los penales y merece pasar”, reconoció el portugués Fernando Santos.

Héroe en las tandas de penales frente a Argentina en las dos últimas finales de la Copa América, que ganó Chile (2015 y 2016) al parar en cada una un lanzamiento, Bravo se superó a sí mismo y paró los tres primeros penales a Ricardo Quaresma, Moutinho y Nani. “Para mí no es una lotería, hay mucho trabajo, informaciones a analizar. Hay que estudiar a los adversarios. Nos queda un paso para seguir escribiendo la historia, queremos ganar la final”, dijo Bravo.

La Copa, sin Cristiano 

Por el lado chileno marcaron Arturo Vidal, Charles Aránguiz y Alexis Sánchez. Antes, en Kazán, frente a 40,000 espectadores, Chile llevó la iniciativa y Portugal le entregó con gusto el mando. Ambos equipos tuvieron ocasiones para marcar, pero las desbarataron los arqueros, Rui Patricio para el campeón europeo y Bravo.

Chile pudo evitar los penales en el minuto 118 en un doble remate a la madera. Primero disparó Vidal al poste desde la frontal y a continuación Martín Rodríguez al larguero.
Ronaldo, generoso

Después de que el bajón físico fuera una constante en los segundos tiempos de los partidos de la primera fase y consciente de que el duelo se podía ir hasta los 120 minutos, por una vez Chile no empezó con el contador de revoluciones al máximo.

Por el lado portugués, CR7 mostró en muchas acciones su perfil más generoso. Atraía a los defensas y entonces jugaba el balón al compañero mejor posicionado. También pudo marcar, como cuando disparó con dureza y se encontró con Bravo (56). Por el contrario, Alexis no conseguía brillar cerca del área. Sin buenos balones, se veía obligado a bajar al centro del campo para participar en el juego.

También: Cristiano contra Alexis, el duelo de la Copa Confederaciones

Sin embargo, el ‘Niño Maravilla’ rozó el gol en la prórroga, con un remate de cabeza cruzado tras centro de Mauricio Isla que rozó uno de los postes (95).
Chilena de Vargas

Antes, en la primera parte, Aránguiz tuvo las mejores ocasiones de la Roja. En el 27, Isla sirvió desde la derecha y el ‘Príncipe’ remató de cabeza desde el primer palo muy desviado. A continuación (29) no fue capaz de encontrar portería con una volea prácticamente desde el área pequeña.

El partido se reanudó con los dos equipos a la expectativa, sabedores de que cualquier ocasión ya podía ser definitiva. Otra vez aparecieron los porteros en cuanto el duelo entró en calor. A Rui Patricio le costó un golpe en la cara contra el poste despejar una espectacular chilena de Eduardo Vargas (56).

Portugal mostró todas sus fortalezas en una contra que lanzó tras recuperar el balón André Gomes, continuaron Ronaldo y Bernardo Silva, para que la finalizara el vigente Balón de Oro con un disparo que salió fuera tras el rechace de un defensa (71).

Ronaldo, en un cabezazo en el que impuso su altura ante Gary Medel (1,85 por 1,71), pudo dar el golpe definitivo (84), pero remató desviado. Luego llegó la prórroga, la doble madera chilena y la exhibición de Bravo, que ofrece a la ‘Generación Dorada’ la ocasión de ganar su tercer título en tres años.