• |
  • |
  • Edición Impresa

Portugal logró la tercera plaza de la Copa Confederaciones al vencer 2-1 a México con un tanto de penal de Adrién Silva en la prórroga, este domingo en Moscú en el duelo que precedió a la final, entre Chile y Alemania en San Petersburgo.

En el choque disputado en el Estadio del Spartak Moscú Portugal dispuso de dos penales. El primero se lo despejó Guillermo Ochoa a André Silva (16) y en el segundo Adrién Silva no falló (104). En medio marcaron Luis Neto en propia puerta para adelantar al “Tri” (54) y en la prolongación Pepe logró el empate (90+1).

“Nuestra victoria es lógica. Debimos ganar antes porque no dejamos a México tener el balón. Es un privilegio tener a estos jugadores”, dijo el seleccionador portugués Fernando Santos. En la prórroga el partido subió de pulsaciones más de lo permitido. Se sucedieron algunas acciones feas y el árbitro saudí Fahad Al Mirdasi expulsó por doble amarilla a Nelson Semedo (106), por el lado portugués, y a Raúl Jiménez (112).

Además el seleccionador mexicano Juan Carlos Osorio también fue expulsado por insultar al colegiado, cuando se quejó porque no utilizara el video de asistencia en un posible penal a Héctor Moreno al final de la prórroga. “Lo que pedíamos al árbitro era que por favor revisara la cámara, para ver si había posibilidad de penal”, dijo en rueda de prensa el ayudante de Osorio Humberto Sierra.

Antes Portugal, que no contó con su capitán Cristiano Ronaldo, liberado del último partido para conocer a sus recién nacidos, llevó la iniciativa durante el primer tiempo, pero no acertó con su mejor ocasión.

Ocurrió al cuarto de hora de juego. André Silva intentó demoler a la leyenda Rafa Márquez, que lo derribó dentro del área.

En un primer momento el árbitro dejó continuar el juego, pero luego pidió el video de asistencia (VAR). Entonces concedió penal. Disparó el propio André Silva y Memo Ochoa, elegido jugador del partido, se lució con un paradón.

Osorio varía táctica

México, normalmente fiel a su idea de llevar la iniciativa, varió su planteamiento. Osorio había alabado en la víspera la capacidad de Alemania, que ganó al “Tri” por 4-1 en la semifinal, para cambiar de plan según las circunstancias.

Y debió tomar nota. Ganó solidez defensiva al jugar con Márquez como mediocentro y pasar a Héctor Herrera al puesto de interior. Lo cierto es que por primera vez tras cinco partidos el equipo no necesitó remontar. Obligó a Portugal a tener que atacar. Y esta vez fue México la que golpeó primero.

Un centro de Chicharito no lo alcanzó Carlos Vela y el balón pegó en Luis Neto para entrar en la portería. Portugal incrementó su ofensiva por el empate. Ochoa volvió a salvar a México al despejar exhibiendo impresionantes reflejos un remate de cabeza de Gelson Martins (61).

Fue Pepe, que lucía el brazalete de capitán tras la salida de Nani, el que remató en plancha adelantándose a Miguel Layún un centro desde la derecha.

Acciones violentas

En la prórroga se sucedieron algunas acciones feas y Nelson Semedo fue expulsado a ver la segunda amarilla por una patada en la cabeza a Hirving Lozano. Luego fue el turno de Raúl Jiménez, que vio una segunda amarilla por dejar el pie en el pecho de Eliseu. México tuvo las ocasiones más claras, pero fue Portugal la que se llevó el premio después de que el árbitro señalara penal por mano de Miguel Layún. Adrien Silva marcó el 2-1.

En la prórroga el “Tri” agotó el cuarto cambio, autorizado por la FIFA en este torneo en los 30 minutos adicionales. Rafa Márquez dejó su puesto a Marco Fabián (105).

La última gran ocasión de “Tri” fue un remate de cabeza de Héctor Moreno que reclamó falta de Pepe por un empujón (117).