•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Josué Quijano y Erick Téllez, dos jugadores que apuntan a ser estelares en la Selección de futbol de Nicaragua durante la Copa Oro de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), evento que despega hoy y que finalizará el próximo 26 de julio, esperan con ansias el debut de la Azul y Blanco en un torneo al que accede por segunda ocasión en su historia. 

Para ambos defensores será su primera participación en el evento más prestigioso a nivel de selecciones de Concacaf, no obstante, disponen de la experiencia necesaria para responder a las exigencias propias del certamen. Quijano y Téllez sustentan sus esperanzas en la preparación que tuvieron desde hace poco más de dos meses, con fogueos intensos que sirvieron para mejorar sus debilidades y pulir sus virtudes. 

“Después de tanto tiempo entrenando siento que podemos lograr grandes cosas. Estamos ansiosos esperando el partido contra Martinica para comenzar a plasmar todo lo que trabajamos. Sin importar quiénes salgan de inicio, estoy seguro que todos somos capaces de contribuir con el objetivo principal, que es ganar”, manifestó Josué, pieza clave en el esquema táctico del técnico Henry Duarte.

Según el lateral derecho, de notable proyección en los últimos cuatro años, lejos de sentir presión, tiene una sensación de “felicidad”, pues en Copa Oro encuentra la oportunidad de proyectar su imagen y la de la selección. “En particular estoy alegre, hay muchas cosas que hacen especial este torneo. En principio es mi primera Copa Oro, además este es un chance de mostrarnos, tanto como equipo e individualmente. Se nos pueden abrir muchas puertas, obviamente eso nos obliga a dar lo mejor en cada juego”, aseveró.

Fuente de inspiración

Téllez y Quijano, que podrían saltar de inicio al campo para el duelo ante Martinica, coinciden en que el apoyo de sus seres queridos es su fuente de inspiración para encarar el torneo con determinación. “Por mi hijo, mi esposa y mi familia en general, por la gente que me apoya siento el compromiso de dar una buena presentación. Ellos son mi fuerza, se sienten orgullosos de mí y por eso en cada partido doy el 100%”, dijo Quijano.

“Mi familia ha creído en mí siempre, no hay mejor manera de retribuirles que dando lo mejor. Además espero cumplirle a la gente que ha estado apoyándome y a los que creyeron que puedo representar a mi país”, remarcó Téllez, quien junto a Cyril Errington y Luis Fernando Copete, están llamados a ser las murallas de la zaga central.

La Selección de Nicaragua enfrentará mañana a su similar de Martinica (5:00 p.m.), en el debut de ambas en el certamen, mientras que el 12 y 15 de julio próximo se medirá a las representaciones de Panamá y Estados Unidos, respectivamente, para entonces podría tener claro si avanzará o no a segunda, siendo ese el objetivo que persigue. 

“Confío en que estaremos en la siguiente etapa. Tenemos un grupo compacto, nos entendemos bien, estamos motivados y claros del reto que enfrentamos, no será fácil, pero podemos dar de qué hablar. Somos más fuertes de lo que muchos creen”, enfatizó Quijano, demostrando que, como es natural en su posición, la seguridad y la confianza son primordiales.