•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El recuerdo casi fatídico de haber desaprovechado tres oportunidades de título del mundo no deja de perseguir a Carlos “Chocorroncito” Buitrago, quien, bendecido con un cuarto chance titular, se encuentra actualmente en Costa Rica entregándose por completo a su preparación, pensando en el combate que posiblemente sostendrá el 16 de septiembre ante el ganador del pleito que sostendrán el mexicano José Argumedo, campeón de las 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB),  y el japonés Hiroto Kyoguchi.  

Consciente que de perder, esta podría ser la última vez que dispute un cetro mundial, Carlos se ha tomado con mayor seriedad su preparación. “Estos primeros días de entrenamiento aquí en Costa Rica han sido duros, pero estoy dispuesto a sufrir lo que sea necesario para conseguir las mejores condiciones físicas y poder realizar una gran presentación. No quiero volver a fallar, por eso hemos planificado una preparación exigente”, comentó el púgil.

De acuerdo con Buitrago, su plan de entrenamiento incluye 120 asaltos de sparrings, en los que subirá al ring con Dixon Flores (15-5-2), Jerson Ortíz (10-2-0) y Yader “Chocolate” Cardoza (22-12-1). Estos tres pugilistas llegarán a suelo costarricense el próximo lunes y el martes “Chocorroncito” empezaría con sus primeros rounds de guanteo. 

Ayer, Buitrago subió por primera vez en esta preparación, a la cuesta eólica de Santa Ana, una prueba que no es nueva para él, pues ya lo había hecho cuando fue sparring de Román “Chocolatito” González cuando este se preparaba para enfrentar al hawaino Brian Viloria. En estos primeros tres días de entrenamiento en Costa Rica, Carlos se ha enfocado en trabajar el aspecto de la resistencia, la potencia y la velocidad. 

“En este primer mes de preparación queremos bajar de peso, pues no queremos llegar débil a la pelea”, dijo el boxeador, quien actualmente anda en 125 libras y quien viajó a suelo tico en compañía de Mauricio “El Halcón” Buitrago, su padre y entrenador; Alfredo Corrales, su preparador físico; y Darling Buitrago, su hermana y actual chef.