Edgard Tijerino
  • |
  • |
  • END

dplay@ibw.com.ni
El técnico Martín Mena tiene largas noches de no dormir. Sus caciques, heridos y con la soga al cuello después de perder 0-2 el primer juego de la final, intentarán mañana forzar un milagro en Estelí sin el aporte del goleador César Salandia y sin la presencia de Silvio Avilés y Donald Parrales, que funcionan eficientemente en la defensa.

Buscar cómo hacer reversible un 0-2 yendo a la cueva del lobo y con tres hombres menos, requiere frotar frenéticamente la lámpara de Aladino, y Mena, gritando desde las sombras: “Es difícil pero no imposible”, lo sabe mejor que usted y yo.

Como un náufrago desesperado, aferrado a una balsa mientras la corriente lo golpea, Martín, con sus cejas abiertas y sus costillas fracturadas, dice desde la frontera del más allá: “Si ellos nos vencieron 2-0 en Diriamba, ¿por qué no hacerlo nosotros allá?”.

Fácil considerarlo Martín, pero, ¿cómo hacerlo?
“Asunto de aplicar correcciones. Necesitamos que funcionen apropiadamente cuatro aspectos: posesión y progresión del balón, abrir espacios, utilizar mejor las puntas y la concentración”.

¿Por qué creer que Estelí va a ofrecer facilidades para que todo eso se junte?
“Nosotros vamos a fabricar las posibilidades. Tenemos hombres capaces y una ansiedad por sobrevivir que nos permitirá conseguir un gran crecimiento”.

¿Cómo obviar a esos tres hombres menos? Salandia siempre ha sido incidente, Jiménez y Parrales, necesarios.

“Nuestra banca no es débil. No se pueden descartar los héroes improbables. La historia de Diriangén está llena de ellos, y este domingo necesitamos que aparezcan”.

Dejemos lo imprevisto y entremos a lo que puede ser viable.

“Lograr un gol temprano y controlar la media cancha. Eso es viable. Lo podemos hacer”

¡Cuidado! La búsqueda de un gol con urgencia, obliga a tomar riesgos mayúsculos y puede resultar muy costoso. Estelí, pese a la ventaja, va a salir a presionar.

“Cierto, y estamos preparados. Con una media cancha poblada, pienso que dominaremos la recuperación de balones y nos proyectaremos”.

Teóricamente es interesante el objetivo de un juego agresivo, atractivo como espectáculo. Por ahora, sólo es producto de la imaginación.

“No nos queda otra alternativa. Gabriel Álvarez y Renny Vanegas serán hombres claves, lo mismo que Israel Reyes. Diriangén tiene que ir a fondo en busca de forzar un milagro”.

¿Ya tienes la lámpara? Eso es esencial.

“No, pero tengo los hombres. Eso es lo que importa batallando contra los factores adversos”.

Vas a necesitar genios. De eso tenés que estar claro Martín.