•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) se impuso en el Gran Premio de Austria de Fórmula 1, ayer en el circuito Red Bull Ring de Spielberg (sur), una carrera que permitió al alemán Sebastian Vettel (Ferrari) ampliar su ventaja al frente del mundial.

¿Y si Bottas se metiese en la lucha por el título mundial junto a Vettel y su compañero en Mercedes Lewis Hamilton? 

Bottas superó en la meta por 658 milésimas al alemán Sebastian Vettel (Ferrari), líder del mundial, que con este segundo puesto aumenta su diferencia al frente del campeonato, ya que su principal rival, el británico Lewis Hamilton, solo pudo ser cuarto tras iniciar la carrera desde la octava posición de la parrilla.

Hamilton, penalizado con cinco puestos en la parrilla de salida el sábado por haber tenido que cambiar la caja de cambios, queda ahora a 20 puntos del líder Vettel (171 a 151). Pero Bottas, gracias a su victoria, se ha situado ya con 136, a 35 del piloto de Ferrari y a solo 15 de su compañero de equipo.

“Soy un aspirante al título”, gritó tras la prueba. “Aún quedan muchas carreras y no se sabe quién será campeón del mundo”.

Tercero en meta fue el australiano Daniel Ricciardo, que de esta manera sumó su quinto podio consecutivo.

En la carrera, Bottas realizó una gran salida, al punto de que los comisarios estudiaron durante mucho tiempo si el finlandés había arrancado con el semáforo en rojo. Finalmente, los datos demostraron que el tiempo de reacción del piloto fue de 201 milésimas de segundo, suficiente para validar la salida como buena.

Con los neumáticos muy degradados, el finlandés sufrió en las últimas vueltas y fue atacado por Vettel sobre todo en los dos últimos giros, pero pudo mantener su privilegiada posición y cruzar en primera posición la bandera a cuadros.

Vettel, decepcionado por no haberse llevado la victoria, no ocultó en conferencia de prensa sus dudas respecto a la validez de la salida de Bottas. “Lo importante es que cuando el coche arrancó las luces se habían apagado. Es seguro la mejor salida de mi vida, pese a estar un poco en el límite”, dijo el ganador después de que el alemán respondiese con un “no me lo creo” a los datos del tiempo de reacción.