•  |
  •  |

Jason Casco sufrió una lesión en el menisco de la rodilla derecha que lo privó de viajar con la Selección de futbol de Nicaragua a Copa Oro. Hace diez días, el central del Real Estelí fue intervenido quirúrgicamente y el viernes pasado comenzó una terapia de rehabilitación, bajo la supervisión del doctor Donald Mongalo, en Diriamba. 

Pese a que su sueño de participar en el torneo de la Concacaf se vio frustrado, Casco está igual de motivado que aquella noche del 28 de marzo pasado, cuando la Azul y Blanco consiguió el boleto a Copa Oro, tras vencer 3-0 a Haití. En su opinión, ver competir a sus compañeros lo hace feliz y “estoy seguro que están para lograr grandes resultados”.

Jason espera que el equipo pinolero consiga esta tarde su primer triunfo en ese torneo, tras haber caído 2-0 en su debut ante Martinica, según el central, “mis compañeros son unos guerreros que no tienen miedo y confío en que darán lo mejor de sí para callar bocas”. “Los muchachos tienen los pantalones bien puestos y se fajarán contra Panamá, se le puede ganar”, dijo.

La motivación de ver a sus compañeros en Copa Oro, es la misma que usa para acelerar su recuperación. Ayer, Casco trabajó cerca de una hora y media, realizando ejercicios de estiramiento y adaptación, mostrando avances sustanciales. “Gracias a Dios me he sentido bien, tengo deseos de correr, de volver al campo, no voy a parar hasta estar totalmente recuperado”, aseveró.

Según el doctor Mongalo, Casco comenzaría a ejercitarse en el campo dentro de un mes, como máximo, siempre y cuando realice al pie de la letra los ejercicios que le ha encomendado. “La evolución que ha tenido es increíble, me sorprende la forma en cómo ha respondido a las terapias”, manifestó el galeno, elemento clave en la recuperación del central.

Por la clínica del doctor Mongalo han pasado otros futbolistas, algunos de los cuales temían no volver a jugar al futbol, tales como Josué Quijano, Alejandro Tapia, Maycol Santana, Fernando Copete, Elvis Pinell y Carlos Chavarría. “No tengo palabras para agradecerle al doctor (Donald), su aporte ha sido importante, hay pocos como él en el país y no podía caer en mejores manos”, remarcó Jason.

El zaguero reconoció que la tropa nicaragüense no exhibió su mejor versión ante Martinica, pero es fiel creyente que con Barrera y Cadena en el once titular “la imagen de Nicaragua será otra, una muy ofensiva”. “Barrera no solo aporta futbolísticamente, también anímicamente, él es el alma del grupo, en ocasiones estamos en aprietos, en un partido duro, de pronto se acerca y te dice algo para sacarte una risa y todo cambia”, declaró.