•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estar en Copa Oro significa la mejor experiencia para Maykel Montiel como futbolista profesional. El jugador de la UNAN forma parte del equipo que actualmente representa a Nicaragua en la máxima competición de selecciones en el área de Concacaf, pero no todo es felicidad para el mediocampista del combinado nacional, debido a que es uno de los cinco integrantes de la Azul y Blanco que no ha disputado ni un solo minuto.

Montiel califica como “fatal” la situación que está viviendo dentro de la selección, pero es consciente que sus compañeros comparten el mismo objetivo y solo le queda seguir trabajando, esperar que el entrenador le dé minutos de juego y mientras eso pasa, apoyar a cada uno de sus compañeros.

Después de sufrir dos derrotas consecutivas en Copa Oro, ante Martinica y Panamá respectivamente, en el seno de la selección no descartan la posibilidad de llegar a cuartos de final, recordando que matemáticamente aún es posible si la tropa canalera derrota a los caribeños con marcador abultado, sumándole una hipotética victoria de los pinoleros sobre la selección de las Barras y las Estrellas. Esto es imposible desde el punto de vista de los pesimistas pero en la selección no comparten esa idea. Se vale soñar, dice una popular frase y a esto se aferran los jugadores y el cuerpo técnico de nuestra selección.

Preparado

“Las cosas siguen presentándose para que las tomemos, en esta vida todo es posible y todo tiene solución menos la muerte, a nosotros nadie nos ha regalado nada”, expresó Montiel. Aunque esta tarde nuevamente iniciará desde el banco de suplentes en el partido que sostendrá la Selección de Nicaragua contra su similar Estados Unidos, el mediocampista capitalino es optimista. “Claro que quiero jugar, cuando el profesor (Henry Duarte) me necesite daré siempre lo mejor de mí y el día que esté ahí espero no soltar más esa posición”, aseguró.

Sin importar el resultado que obtenga hoy Nicaragua en el último partido de la fase de grupos y probablemente del torneo, Montiel no califica de fracaso la actuación ofrecida por el conjunto nacional y destaca el aprendizaje que dejan las derrotas, detalle que utilizarán a su favor para conseguir nuevos retos en un futuro no muy lejano.