•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aún sin la escopeta zurda de Clayton Kershaw durante diez semanas, desde el 26 de junio al 9 de septiembre, los Dodgers ganaron 91 juegos en el 2016 y fueron campeones de división en el Oeste de la Liga Nacional con cuatro juegos encima de los Gigantes. Considerando eso, los Dodgers no deberían estar preocupados por perderlo entre cuatro y seis semanas consecuencia del problema muscular que apretó su disco bajo en la espalda y lo sacó de juego después de dos entradas sin carreras ante los Bravos, confiando en la ventaja de 10.5 juegos sobre Arizona y Colorado. Pero lo están y hay que entenderlos.

Ellos conocen historias de ventajas mayores en la mitad del mes de agosto, que se han esfumado, y no quieren ser parte de algo macabro. Necesitan un factor de seguridad, y miran hacia el derecho japonés de los Rangers de Texas.

A 18 juegos del inalcanzable Houston, el equipo de Texas puede pelear uno de los puestos de comodín, pero parecen interesados en salir de Darvish, quien será agente libre al final de la temporada, a cambio de futuro, y entre los prospectos de los Dodgers, los de Texas muestran la pretensión de obtener a Alex Verdugo, brillando en Triple A, declarado no transferible por el equipo de Los Angeles, antes de perder a Kershaw. Obviamente, eso puede haber cambiado ahora, y es explicable. Los Dodgers también buscan un relevista zurdo para juntarlo con Kyle Jensen, y el brazo en pantalla es el de Zach Britton, mortífero rematador de los Orioles con contrato hasta el 2018. Ninguna de las negociaciones es fácil, pero los Dodgers, sin mostrar desesperación tienen urgencia.

Una rotación entre dudas

¿Quién el segundo abridor de los Dodgers en la postemporada? se convirtió en algo intrigante. El ganador de 11 juegos consecutivos, Alex Wood, parecía serlo, pero después de 1-4 con 3.73 en efectividad el año pasado, y perder su invicto recientemente, los Dodgers no esconden sus dudas. Con Kershaw limitado a 12 triunfos en el 2016 perdiendo dos de tres decisiones en cinco inicios durante su reaparición, Kenta Maeda (16-11 y 3.48) fue el máximo ganador de los Dodgers, seguido de Kershaw.

El 11-1 es muy llamativo, pero por lo que estamos viendo, no convence plenamente, y el 7-4 de Rich Hill, el 8-4 de Maeda y el 6-4 de Brandon McCarthy, no impresionan. Es por eso que sin Kershaw, urge Darvish, calificado por el periodismo de Los Ángeles, más confiable que cualquiera de ellos, pese al balance de 6-8 y 3.44 con 143 ponches. Como puede observarse, los Dodgers han dependido esencialmente de su destructivo bateo con seis bateadores disparando más de 10 jonrones, encabezados por el novato Bellinger que lleva 27, Puig  18 y Seager 16, pero Arizona y Colorado tienen bateos más ruidosos y pueden proyectarse como serias amenazas, mientras el pitcheo de Los Ángeles, sangra sin el brazo de Kershaw, en principio durante cuatro o seis semanas, que podrían ser más.

Aún con Kershaw disponible, los Dodgers estaban haciendo gestiones por Darvish, buscando un derecho consistente junto a los zurdos Kershaw, Alex Wood y Hill. Hoy, el interés es mayor. La pregunta es ¿podrán conseguir el brazo de apoyo que tanto necesitan? La lucha contrarreloj ha comenzado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus