•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera mitad de la actual temporada de Grandes Ligas fue complicada para Erasmo Ramírez, su balance de 4-3 y sobre todo su efectividad de 5.18 lo dejan en evidencia. Sin embargo, en este arranque de la segunda parte  ha presentado una versión mejorada de su picheo, luciendo como un lanzador efectivo y dominante, capaz de mantenerse inalterable en la loma de los infartos.  

Al descanso por el Juego de Estrellas, el pistolero rivense se fue tras haber participado en 23 juegos, ocho de ellos como abridor, coleccionando un récord de cuatro victorias y tres derrotas, con el agregado de una efectividad de 5.18, producto de 37 carreras permitidas en 64.1 episodios. En ese recorrido admitió 66 imparables, de los cuales 10 fueron jonrones, además otorgó 15 bases por bolas y eliminó a 51 adversarios por la vía de los strikes. 

Tras el descanso, el rivense ha realizado presentaciones destacadas, que bien podrían ser el inicio de un enderezamiento importante  que le permita cerrar la campaña con números positivos. Luego del clásico de mitad de temporada, Erasmo ha participado en tres desafíos, acumulando un total de cinco episodios completos, en los que no ha permitido carreras y tampoco imparables. En total acumula un pasaporte y cuatro fusilados. Si bien es cierto no tiene victorias ni derrotas, el muchacho ha llegado a cumplir con el trabajo que le encomiendan: frenar a la artillería contraria. 

Los Atléticos de Oakland y los Vigilantes de Texas han sido las víctimas de este Erasmo que ilusiona. A los primeros les tiró tres episodios perfectos en un mismo desafío y a los otros les lanzó para solo una base por bolas en dos entradas completas en dos juegos consecutivos. Estas presentaciones le han permitido mejorar su efectividad de 5.18 a 4.80, producto de 37 anotaciones limpias en 69.1 entradas limpias. 

Mejor como relevista

Antes del Juego de Estrellas, Erasmo, siempre solvente desde cualquier rol, recibió la oportunidad de trabajar como abridor, su sueño de siempre. No le fue bien, pues en 38.2 innings permitió 26 carreras limpias, consiguiendo una efectividad de 6.05, al tiempo que forjaba un balance de 3-2 en un total de ocho aperturas. 

Es como relevista que el nicaragüense ha construido mejores cifras, pues en 18 salidas tienen récord de 1-1, además de un salvamento y seis juegos sostenidos. Su efectividad como hombre de relevo es de 3.23, como resultado de permitir 11 carreras limpias en 30 episodios y dos tercios, trayecto en el que permite 3 jonrones, otorga seis bases por bolas y poncha 23 rivales.

¿Podrá sostener el ritmo?

Erasmo Ramírez ha dejado huellas indelebles de su calidad, eso sin ser inmune a los malos momentos, como le sucede también a los grandes monstros del montículo. Por su experiencia y mayor madurez, las probabilidades de que pueda construir excelentes cifras en esta segunda parte son muchas. 

Claro, será importante que aproveche cada oportunidad que le ofrezcan, pues necesita seguir demostrando que a la hora de estar en la loma es un tiro seguro. Por ahora, mostrándose restaurado tras una primera mitad complicada, está exponiendo una versión mejorada de su picheo. De mantenerse así, no hay dudas de que cerrará el año jactándose de haber logrado una excelente campaña. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus