•   Los Ángeles ,Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Forjar una apertura de calidad, limitando a sus rivales a solo cuatro imparables y dos carreras limpias en 6.2 episodios, no fue suficiente para que Juan Carlos Ramírez consiguiera su décima victoria de la temporada ayer ante los Indios de Cleveland, equipo que se impuso 2-1 a los Angelinos de Los Ángeles. Pese a la derrota, la novena que sufre en la actual campaña, el nicaragüense dejó en evidencia su casta de abridor confiable y mejoró su efectividad de 4.38 a 4.29.  

Si bien es cierto JC otorgó seis bases por bolas, su máxima cifra en un juego como abridor, no se le puede quitar mérito al gran trabajo que realizó, sobre todo porque enfrentó a un equipo de alta clase en Las Mayores, nada más y nada menos que los líderes de la División Central. Ante los Indios, Juan Carlos volvió a demostrar que tiene los recursos técnicos y el carácter necesario para fajarse ante las potencias del mejor beisbol del mundo.

Dos parpadeos

Dos descuidos de J.C. y el casi nulo respaldo ofensivo de los Angelinos fueron los factores que se combinaron para que Cleveland se impusiera en el duelo de ayer. En la segunda entrada, Carlos Santana conectó con tal contundencia una bola rápida lanzada por Ramírez, que la pelota viajó hasta el otro lado de la barda del jardín central, poniendo la pizarra 1-0. 

Desde entonces, el diestro capitalino atornilló a los Indios, incluyendo a ocho de ellos retirados en fila entre el final del segundo inning y el inicio del quinto, episodio en el que los Angelinos lograron empatar el encuentro ante el estelar Trevor Bauer.

Fue en el séptimo episodio que los de Cleveland le sacaron provecho al descontrol de Juan Carlos, quien, tras otorgarle transferencia gratuita a Brandon Guyer y Austin Jackson, recibió sencillo de Francisco Lindor, permitiendo que la pizarra se moviera a 2-1, el marcador definitivo. 

Sus cifras

Tras este desafío, Juan Carlos dejó su balance en nueve victorias y nueve derrotas con una efectividad de 4.29 producto de admitir 58 carreras limpias en 121.2 innings. En este recorrido, J.C. recibe 123 imparables, de los cuales 19 han viajado al otro lado del muro. En total, el nicaragüense otorga 40 bases por bolas y elimina a 96 adversarios por la vía de los strikes en 23 juegos.  

Desde su primera apertura, el 14 de abril ante los Reales de Kansas City, hasta su trabajo de ayer por la mañana, Juan Carlos ha realizado 20 aperturas de forma consecutiva, forjando un balance de siete triunfos y 9 reveses como abridor, con un promedio de carreras limpias permitidas de 4.24, como resultado de permitir 55 anotaciones limpias en 116.2 entradas completas.