•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres años después de haber salido cabizbajo de los Marineros, con la autoestima de lanzador severamente golpeada, y luego de tres temporadas con los Rays de Tampa Bay, con quienes buscó restaurar la confianza en sí mismo,  el nicaragüense Erasmo Ramírez vestirá de nueva cuenta el uniforme de Seattle, equipo que en el 2012 le dio la oportunidad de debutar en Grandes Ligas y que ahora le abre las puertas para un nuevo comienzo, mismo que bien podría ser el primer paso de su definitivo establecimiento como abridor en el máximo escenario del beisbol mundial. 

En horas de la mañana de ayer se notificó del cambio de Erasmo a los Marineros, conjunto con el que jugó las campañas de 2012, 2013 y 2014. Por el nicaragüense, los Rays recibieron al relevista  Steve Cishek, en un cambio que causó cierta sorpresa, pues se trata de dos equipos que siendo rivales directos por el comodín de la Liga Americana se portaron como si fueran socios, fortaleciendo el uno del otro su parte débil.

¿Cuál es la lógica del cambio? Los Rays anunciaron sus intenciones de fortalecer el bullpen y así lo hicieron. Semanas atrás adquirieron al relevista Sergio Romo y hace unos días obtuvieron a Dan Jennings, quien pertenecía al bullpen de los Medias Blancas de Chicago. En su afán por conseguir más relevistas y considerando que los tiradores antes mencionados bien podrían cumplir el rol de Ramírez, decidieron enviarlo a Seattle, equipo necesitado de un abridor que fortalezca su rotación, y qué mejor que un viejo conocido, Erasmo, el tirador que se caracteriza por su versatilidad desde la loma.

“Erasmo nos brinda una buena combinación de experiencia, versatilidad y control; creemos que lucirá mejor en este 2017 y en temporadas futuras”, manifestó el gerente general de Seattle, Jerry Dipoto, mostrando satisfacción por haber conseguido a un lanzador que estará “bajo control del club” hasta el 2019. 

Un Erasmo diferente

No hay forma de poner en duda que este Erasmo 2017 es muy distinto de aquel que salió atribulado de los Marineros en el 2014. Convertido en un pistolero de efectividad comprobada, el nicaragüense retorna a Seattle con mayor madurez y mayor dominio de sus recursos. Sin ser considerado un “monstruo” de la colina, se ha ganado a pulso el derecho de ser considerado un especialista resolviendo en los momentos de mayor presión. Obviamente no es el mismo Erasmo y los Marineros lo saben. Un factor clave será la postura de Scott Servais, el mánager de Seattle. Es importante señalar esto por lo tanto que influyó, de forma negativa, el accionar de Lloyd McClendon, el timonel que estaba al mando de los Marineros cuando Ramírez fue cambiado a los Rays. 

¿Qué esperar de este nuevo capítulo en la historia del rivense? Aunque para muchos este cambio no se perfila como positivo para Ramírez, bien podría ser este el primer paso hacia su establecimiento como abridor, pues los Marineros han decidido incorporarlo a su cuerpo de abridores. Tomando en cuenta esto, el cambio resulta una fortuna para Erasmo debido a que con los Rays difícilmente sería estelar en la rotación.

El contexto permite creer que en lo que resta de la temporada el nicaragüense podría convertirse en pieza importante para su nueva organización, pues Seattle, que hasta ayer estaba en el segundo lugar de la División Oeste de la Liga Americana a 17 juegos de los poderosos Astros de Houston, solo tiene un abridor ganador de 10 juegos: el zurdo James Paxton (10-3). Detrás de él están Ariel Miranda (7-4), Félix Hernández (5-4), Yovani Gallardo (4-7) y el chavalo de 23 años Andrew Moore (1-3).

Observando los números de esa rotación, no hay dudas de que Erasmo, con su versatilidad, control, experiencia y madurez, será un refuerzo de gran nivel para los Marineros.