•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es fácil establecer el ranking de las proezas de un pícher, cuando se ha logrado permanecer tanto tiempo, batallando tratando de hacer historia, pero como siempre, la voracidad periodística lo exige, y no hay manera de escapar a ese compromiso. Así que tomemos el reto.

LANZARLE A CUBA. “Ese día del mes de agosto de 1972 experimenté sensaciones contradictorias. Sentí una inmensa alegría al recibir la bola para trabajar frente a los cubanos y también temor de no responder a la confianza de Portobanco. Mis compañeros me ayudaron mucho y cuando subí a la colina, estaba seguro de salir a flote. Al salir de escena en el sexto inning estaba fuerte aún, pero lo correcto era enviar a un hombre del temple y la experiencia de Herradora”. Nicaragua ganó 5-4 después de 20 años y Herradora se apuntó el triunfo.

EL DUELO CON WORTHAM. “Fue mi actuación cumbre en el aficionismo. Dick Wortham dominaba a base de velocidad ponchando enemigos mientras yo obligaba a los norteamericanos a batear inofensivamente. El cero-cero que resaltaba luminoso en la pizarra del Estadio Metropolitano, era un orgullo para mí. Estaba seguro que tenía cuerda para largo rato más, pero aflojé inesperadamente en el décimo y el relevo de Fonseca no resultó. Perdimos  por una carrera de caballito un juego que merecíamos haber ganado”.

EL CASI NO HITTER FRENTE A COSTA RICA. “Cuando llegamos al séptimo inning, me dijeron que nunca antes en Serie Mundial un pícher nicaragüense había logrado un no hitter. Salí de la caseta empeñado en ser el primero. Faltaban apenas 9 outs y después de sacar al primer hombre, quedaban 8 enemigos por delante. A Mario Guzmán lo trabajé cuidadosamente, y puedo asegurar que el único hit del juego fue bateado sobre mi mejor lanzamiento: una curva rápida y a la esquina  de adentro. Una lástima”.

UN DEBUT EXPLOSIVO.  “Debutar en las Grandes Ligas ponchando a los 3 primeros adversarios de un equipo tan agresivo como los Tigres es algo poco común y constituye para mí un timbre de orgullo. Trabajé acertadamente durante 5 entradas y dos tercios y viniendo desde muy atrás, logramos alzarnos con la victoria. Trepar por primera vez a un  montículo de Grandes Ligas, ponchar a tres en línea presentando credenciales y adjudicarse  la victoria, tiene que ser algo inolvidable”.

EL JUEGO PERFECTO...  Lo magistral solo se consigue con el soporte de la inspiración y la eficacia, y aquella tarde del domingo 28 de julio de 1991, Denis debe haberse sentido lanzando en el Palacio de Versalles. Desde la colina de los Expos de Montreal, “toreando” con una llamativa destreza cobijada por la necesaria sangre fría y singular maestría a los bateadores de los Dodgers en Los Ángeles, Denis se convirtió en el primer pícher latino en construir, como si fuera un pariente de Fidias, el genial arquitecto griego, un juego perfecto, apenas el número 15 en la historia, en aquel momento... Después del dramático caso del venezolano Armando Galarraga, otro latino, Félix Hernández también venezolano, inscribió su nombre en la selecta lista. 

TUMBANDO A MARICHAL... Sus fulgurantes 245 victorias le permiten instalarse como el número uno entre los lanzadores latinos, encima del legendario dominicano, Juan Marichal, quien registró 243… Cierto, Marichal fue más impresionante al revés y al derecho, con seis temporadas de 20 triunfos en una carrera de 16 años, lo cual le aseguró una butaca en el Salón de la Fama, pero la más grande cifra para un latino, desde 1998, le pertenece a Denis Martínez, presionado ahora por Bartolo Colón. 

COLÍDER GANADOR... En 1981, lanzando para los Orioles, durante una temporada recortada en 50 días por la huelga, Denis alcanzó un total de 14 victorias. Esa fue la cifra máxima en las mayores. Solo Tom Seaver la consiguió en la Liga Nacional, en tanto Jack Morris, Pete Vuckovich y Steve McCatty lo igualaban en la Americana... Fue el año del Cy Young y Novato más destacado para Fernando Valenzuela. La recuperación de Martínez  tiene que ser calificada como estupenda: cuando Valenzuela llevaba 8 victorias incluyendo 5 blanqueos, el nica andaba en busca de su cuarto triunfo. Al caer el telón, Valenzuela tenía 13 decisiones a su favor y Denis 14. 

LÍDER EN EFECTIVIDAD...  En 1991, desde la trinchera casi en escombros de un equipo que terminó en último lugar en el sector Este de la Liga Nacional con 90 derrotas, a 26 juegos y medio de los Piratas,  como lo fueron aquellos Expos, el curvista granadino registró un brillante porcentaje de 2.39 en carreras limpias, el mejor de Las Mayores, superando el 2.62 del líder de la Liga Americana, Roger Clemens... Fue el año del Juego Perfecto y registró un total de 5 blanqueadas… ¿Y qué decir de su consistencia? A lo largo de 1979, con los Orioles, Denis trabajó 292 entradas y completó 18 juegos, en cada caso, la cifra máxima en la Liga Americana. Eran otros tiempos. Vicente Padilla solo completó cuatro juegos en su carrera, todos por la vía de la blanqueada. 

CIEN EN CADA LIGA... Hasta el 2011, solo diez lanzadores han logrado edificar 100 triunfos en cada liga, y uno de ellos es Denis Martínez. Era el único latino, pero el dominicano Pedro Martínez gritó ¡inclúyanme!, aterrizando en la pequeña lista… Después de 108 victorias con los Orioles, Denis llegó a 100 en la Liga Nacional en septiembre de 1993, en el estadio de los Marlins de Florida, despidiéndose de los Expos. Al retirarse, Denis era un ganador de 141 juegos en la Liga Americana y 104 en la Nacional. 

GRANDES RACHAS... En 1979 con Baltimore, Martínez, reaccionando a un vacilante despegue con 0-2, registró una impresionante racha de 10 victorias entre el 22 de abril y el 20 de junio, y diez años más tarde, en 1989, con los Expos, después de 1-1, logró una racha de 11 victorias iniciada el 9 de mayo y completada el 29 de julio… Fueron dos largas inspiraciones que nos hicieron pensar en la posibilidad de 20 triunfos, sin embargo, el pinolero no pudo mantenerse cabalgando sobre el potro de la victoria y tuvo que conformarse con 15 y 16 éxitos… Agreguen una tercera racha de 10 victorias iniciada el 6 de agosto de 1994, lanzando para los Indios, blanqueando a Boston con picheo de solo dos hits, antes del estallido de una huelga que paralizó el beisbol, canceló una Serie Mundial, y atrasó el inicio de la campaña de 1995. Denis estuvo bien afilado durante su más espectacular despegue: 9 triunfos consecutivos a lo largo de 16 aperturas, antes de perder frente a California el 26 de junio. 

JUEGOS  INAUGURALES... En once temporadas con tres equipos diferentes, nueve de ellas consecutivas entre 1988 y 1996, Denis Martínez fue seleccionado para trabajar en el partido inaugural, un auténtico toque de distinción…La pensé mucho para incluir estas 11 aperturas entre sus proezas, porque solo ganó 2 veces, perdió 5 y salió 4 veces sin decisión, pero ¿qué hacía con el significado que esa escogencia tiene, como certificado de ser el brazo más confiable de un staff?

ASEGURANDO EL BANDERÍN... En Cleveland lo recuerdan como si lo hubieran visto ayer, por haber superado al fenomenal zurdo Randy Johnson en el gran duelo que garantizó el título de la Liga Americana para los Indios en 1995. Fue esa por cierto, su primera victoria postemporada, un viejo sueño con largas barbas… Cruzando disparos con el “Monstruo” Randy Johnson, trabajando siete entradas enérgicas, Denis colocó a los Indios en ruta hacia una victoria por blanqueada 4-0 con ayuda de Julián Tabárez y José Mesa, facilitando el pasaporte para la Serie Mundial con los Bravos, durante la cual se trenzó en un duelo de ceros con Tom Glavine, saliendo sin decisión en el sexto y último juego.

LOS 30 BLANQUEOS...   A los 43 años, el 2 de junio de 1998, Denis Martínez, buscando su triunfo 243 para igualar con el dominicano Juan Marichal en la cima de ganadores latinos, realizó un trabajo de nueve ceros frente a los Cerveceros de Milwaukee lanzando por los Bravos de Atlanta. Esa victoria por 9-0, fue el blanqueo 30 y el último en su carrera… Veinte años atrás, el 16 de junio de 1978, Denis había logrado su primer “corte de orejas y rabo” liquidando 6-0 a los Atléticos de Oakland. Obviamente su blanqueo de oro, fue el Perfecto contra los Dodgers por 2-0… Como todo ranking, este de sus proezas, queda abierto a discusiones.