•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su primera apertura del 2017 con los Marineros de Seattle, Erasmo Ramírez se medirá hoy a los Vigilantes de Texas, precisamente el último equipo al que enfrentó como abridor de los Marineros en el 2014, antes de ser cambiado a los Rays de Tampa Bay en el 2015. En esa ocasión, el nicaragüense cargó con su sexta derrota de la temporada al permitir nueve imparables y diez carreras limpias en tres episodios completos.   

Esta noche, un Erasmo Ramírez con más experiencia y mejor manejo de sus recursos, buscará que ese resultado del 27 de agosto del 2014 no vuelva a repetirse, pues está consciente de que necesita impactar en su retorno al equipo que lo hizo debutar en el 2012 y del que salió cabizbajo dos años después.

Obviamente la misión de enfrentar a los Vigilantes no es fácil, pero conseguir una victoria o bien una salida de calidad es más que necesario para el tirador rivense, pues cada una de sus presentaciones será seguida con minuciosidad por el mánager Scott Servais y por la alta dirigencia de los Marineros, que lo llevaron de regreso al equipo para que se convierta en pieza clave de una rotación que necesita mayor consistencia. 

Para Erasmo, un tirador de gran control y admirable versatilidad, el gran reto en este nuevo comienzo de su carrera en Grandes Ligas es convencer, de una vez por todas, de que tiene el potencial para establecerse como abridor. Para ello será clave que a partir de hoy se muestre sólido en las oportunidades que le brinden los Marineros, que han dejado abierta la posibilidad de usarlo en cualquier otro rol en el que les resulte útil.  

Ramírez llega al encuentro con los tejanos exhibiendo un récord de cuatro victorias y tres derrotas, con una efectividad de 4.80 por 37 carreras limpias en 69 entradas y un tercio. En total otorga 16 bases por bolas y poncha a 55 enemigos.

Texas, rival conocido

En la actual temporada, Erasmo se ha enfrentado en tres ocasiones a los Vigilantes del brillante Adrián Beltré, quien el pasado domingo arribó a 3,000 cañonazos. La primera vez fue el 29 de mayo, en la cuarta apertura de las ocho que realizó con Tampa. No ganó ni perdió, pero su presentación fue discreta, pues en dos episodios y un tercio admitió seis hits y permitió cuatro anotaciones limpias. 

Sin embargo, en sus dos últimas salidas con el uniforme de los Rays, ambas como relevistas, completó dos entradas de solo una base por bola ante Texas. De tal forma que en este 2017 Erasmo lanza para 8.31 ante sus rivales de esta noche, que en total le batean para 353 puntos.

Entre los artilleros del conjunto tejano, Elvis Andrus es uno de los más peligrosos. Hasta antes de la jornada de ayer lideraba a los Rangers con su promedio ofensivo de .285 y en esta campaña le batea para .667 a Erasmo, producto de dos imparables en tres turnos al bate. Otro rival de cuidado es el tercera base Joey Gallo, líder del equipo con 25 bambinazos, uno de ellos ante el nicaragüense. Otro al que hay que lanzarle con cautela es Nomar Mazara, el jardinero derecho que hasta ayer sumaba 64 carreras impulsadas, dos de ellas ante los envío de Ramírez. 

Así que el primer reto de Erasmo en su nueva etapa con los Marineros está más próximo a lo difícil que a lo factible, por lo que necesitará agigantarse en el montículo del Rangers Ballpark in Arlington para dejar claro que llegó a la rotación de los Marineros para quedarse.