•  |
  •  |
  • Edición Impresa

A falta de solamente la confirmación oficial, el boxeador nicaragüense Carlos “Chocorroncito” Buitrago enfrentará al japonés Hiroto Kyoguchi el próximo 23 de octubre en Japón, donde buscará arrebatarle al nipón el título 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y finalmente cumplir su sueño de convertirse en campeón mundial, después de tres intentos fallidos.

Ricardo Rizzo, quien representa la carrera de Buitrago a nivel internacional está en negociaciones con los promotores japoneses para definir la bolsa de Buitrago, más los derechos de televisión que se acreditará el nica. Mientras tanto, el “Chocorroncito” ya tiene definido el nuevo lugar de reconcentración en el que será acompañado por su papá y entrenador Mauricio Buitrago y el preparador físico Alfredo Corrales.

Desistió de California

“Voy a entrenar en Miami, en el gimnasio del Moro Fernández. Tenía la opción de ir a Coachella, California, pero está un poco más cerca de Miami, donde tendré las condiciones óptimas para prepararme. Ya estoy en las gestiones para la renovación de la visa estadounidense, en cuanto reciba la aprobación, daré a conocer la fecha del viaje”, dijo Buitrago.

Del equipo de trabajo para realizar el viaje solamente está confirmado su papá por el momento, pues es el único que tiene la visa vigente. Corrales tendrá que realizar la solicitud de la visa, con la esperanza de recibir la aprobación. “Corrales estuvo disponible cuando lo invité a trabajar conmigo, espero que pueda acompañarme en el campamento. Si no se puede, trabajaré con el Moro en Miami”, explicó el peleador.

Buitrago estuvo entrenando durante casi 1 mes en Costa Rica, enfocado en enfrentar al mexicano José Argumedo. Sin embargo, el azteca sucumbió y cedió su título ante el japonés, por consiguiente, Carlos tuvo que cambiar de planes, regresarse a Nicaragua y replantear su campamento de entrenamiento, pues no tenía una fecha exacta para el combate. Extraoficialmente le han comunicado que la pelea se realizará el 23 de octubre en Japón, donde tendrá que partirse el alma y brindar el combate de su vida para cumplir la profecía de Alexis Argüello.