•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Era el cuarto episodio. Erasmo tenía en cero carreras y dos imparables a la artillería de los Vigilantes de Texas. Los Marineros ganaban 5-0, cuando de pronto, el Erasmo dominante fue fácilmente descifrado. Con un ataque de dos jonrones y tres carreras lo expulsaron del montículo dejando el juego 5-3. No ganó ni perdió. Su balance sigue en 4-3 y su efectividad desmejoró a 4.83.  

Su inicio fue prometedor, logrando incluso retirar a ocho bateadores en fila. El primero en enfrentarlo en su retorno a Seattle fue el japonés Shin-Soo Choo, quien llegó tan agresivo al cajón de bateo que le conectó de hit al primer lanzamiento, sin embargo, no se dejó impresionar y ripostó dominando a Elvis Andrus en elevado al jardín izquierdo, a Nomar Mazara por la vía del ponche y al veterano Adrían Beltré en roletazo a sus manos. Sin alardear, el nicaragüense puso rápidamente las cosas en su lugar y advirtió que no estaba dispuesto a fallar en su reestreno con el equipo que lo hizo debutar en Las Mayores. 

No fue necesario esperar demasiado para que los Marineros le demostraron a Erasmo que están listos para respaldarlo cada vez que esté en la loma. En la apertura de la segunda entrada, Nelson Cruz puso el marcador 1-0 con un cuadrangular. Acto seguido, Danny Valencia conectó un sencillo, avanzó hasta tercera gracias a un lanzamiento descontrolado del abridor Nick Martínez y anotó por cañonazo de Leonys Martin, moviendo la pizarra a 2-0. 

Scone de ponches

Como agradeciendo la muestra de apoyo de sus compañeros, Erasmo mostró una versión mística de su picheo, ponchando fríamente y de forma consecutiva a Rougned Odor, Mike Napoli y Joey Gallo, todos con etiqueta de “peligrosos” entre la artillería de los Vigilantes. En correspondencia a esta soberbia demostración, los Marineros ampliaron la ventaja a 5-0 en la apertura del tercer inning, gracias a un ataque de cuatro imparables, entre ellos un doblete de Robinson Canó.

Erasmo Ramírez regresa a los Marineros  

En el cierre, tras dominar a Carlos Gómez y Brett Nicholas, Shin Soo Choo le volvió a conectar de imparable a Erasmo, poniéndole fin a la racha de ocho retirados en fila. Acto seguido, Andrus pegó su doblete 25, pero para fortuna de Ramírez no fue productor de carreras.

Caos y final  

Sin embargo, nunca nadie imaginó que ese ataque improductivo era una advertencia de lo que pasaría en la cuarta entrada. Adrián Beltré alcanzó la primera por error en tiro del parador en corto Danny Espinosa, seguidamente, Odor conectó un bambinazo por el jardín derecho que puso el juego 5-2. 

Erasmo pareció sobreponerse a tal situación ponchando por segundo turno consecutivo a Mike Napoli, sin embargo, Joey Gallo, que ya le había ligado de cuadrangular el 29 de mayo cuando lo enfrentó como abridor de los Rays de Tampa Bay, volvió a conectarle la pelota con tal contundencia que la hizo viajar hasta el otro lado del muro central. Eso fue todo para Ramírez, que nuevamente volvió a flaquear frente a Texas. Al final, los Marineros se impusieron con marcador de 8-7.