•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección sub-15 de beisbol de Nicaragua tendrá un debut complicado en el III Campeonato Panamericano de la categoría que se jugará en Cartagena, Colombia, pues enfrentará el viernes 11 de agosto al combinado de Cuba, un rival siempre difícil de vencer.

El conjunto nicaragüense aparece junto a Estados Unidos, Venezuela, Panamá, Argentina y Cuba en el grupo B de este torneo, que es clasificatorio al Mundial de la categoría. En el sector B fueron situadas las selecciones de Colombia, Puerto Rico, Brasil, Honduras, México y República Dominicana. En cualquiera de los dos grupos debe considerarse un verdadero desafío el clasificar a la siguiente ronda, pues ambos cuentan con selecciones de países donde se juega un beisbol de gran calidad. 

Para este evento, la selección de Nicaragua, bajo las órdenes de Guillermo Macías, ha realizado una preparación exigente que se puso en marcha el pasado 23 de junio y que continuó ayer con una jornada intensa en el estadio nacional Denis Martínez, donde los muchachos realizaron un partido contra la selección sub-18, misma que se alista para participar en el Mundial que se jugará en septiembre en Canadá.  

“Tenemos picheo de calidad”

Tras el desafío, que terminó en empate de tres carreras en seis entradas, el legendario Julio César Raudez, el pícher más ganador del beisbol nacional con 170 triunfos,  manifestó que “tenemos una selección compacta, con un picheo de gran calidad. Los muchachos se han mostrado muy bien en los entrenamientos y han hecho un buen trabajo en los partidos de fogueo que hemos sostenido”. 

“Tenemos lanzadores como Lester Medrano, que desde pequeño ha venido demostrando su gran potencial en las selecciones nacionales, como Carlos Carballo, que está entre los prospectos de MLB aquí en Nicaragua, y como Luis Mario, un muchacho que ha venido mostrando grandes avances. Creo que tenemos picheo para destacarnos en este torneo”, comentó Raudez, el coach de los lanzadores de la selección sub-15.

De acuerdo con Julio César, el picheo del combinado nacional no es perfecto, existen ciertas debilidades entre el cuerpo de lanzadores del combinado nacional. “Hay algunos que tienen un windup muy lento y otros que no logran tirar muy bien la curva, pero son detalles que lograremos superar en estos últimos días de preparación”, apuntó el entrenador, quien además señaló que la velocidad de sus muchachos oscila entre las 83 y 87 millas por hora.