•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras sufrir una derrota con pizarra de 5-3 en el juego de reprogramación contra los Indígenas de Matagalpa (11-9), en el estadio Chale Solís, la Costa Caribe (9-6) deberá sumar uno o varios capítulos a la novela de su clasificación a la ronda de playoffs del Campeonato Germán Pomares Ordóñez. 

Los costeños, necesitados de un solo triunfo para meterse a la siguiente ronda, acumulan dos derrotas en sus últimos tres partidos, mal momento que les ha impedido sumarse a Rivas (11-9), León (11-9) e Indígenas como los clasificados del grupo A. 

Con cinco juegos pendientes, la Costa Caribe tendrá que regresar a su territorio para enfrentarse a las Fieras del San Fernando, con quienes no pudieron ni siquiera comenzar su serie programada para la segunda jornada de la segunda vuelta. 

Necesita apurarse

De acuerdo con el calendario de reprogramación publicado por la Comisión Nicaragüense de Beisbol Superior (CNBS), el pasado 31 de julio, los caribeños deberán enfrentar a Masaya en una doble jornada  este domingo, a partir de las 11:00 a.m. De no lograr este día el triunfo que los mande en vuelo directo a los playoffs, tendrán que completar la serie con otra doble programación a la misma hora del día siguiente. 

Si bien es cierto el conjunto caribeño goza de grandes probabilidades de ser el octavo equipo clasificado, no debe descuidarse, sobre todo porque enfrentará a un San Fernando que tiene como antecedente más reciente una barrida de 4-0 sobre el Frente Sur Rivas, el equipo que sorprendió a todos en la segunda vuelta. 

En el hipotético caso de que la pandilla de Dwight Britton perdiera los cuatro juegos contra la Fieras de Justo Rivas, se les hará necesario completar sus veinte encuentros de la segunda etapa enfrentando a los Cafeteros de Carazo de Jilton Calderón y Diego Sandino, en un partido de mucha presión para la novena costeña, que ya no cuenta en su alineación con el peligroso Darrel Campbell. 

Podrían complicarse

Si la Costa Caribe perdiera los cuatro juegos contra Masaya y el partido contra Carazo, racha perdedora que no entra en los cálculos de nadie dado el potencial de los caribeños —pero por si acaso—,  terminaría tras 20 juegos con balance de 9-11, el mismo registro que tendrían las Fieras y los Cafeteros, produciendo un triple empate en la lucha por el cuarto cupo a la postemporada. 

Obviamente es un escenario que los costeños no quieren imaginarse, por lo que intentarán mañana, en su casa y ante su público, ponerle fin a esta obra dramática.