•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde que el dominicano Rafael Devers fue contratado por los Medias Rojas de Boston como agente libre amateur internacional en agosto de 2013, se ha anticipado mucho el arribo del altamente cotizado prospecto. 

Menos de cuatro años atrás, y solo dos semanas después de que Keith Law de Espn Insider lo nombrara el tercer mejor prospecto en el béisbol, Devers hizo su debut en las Grandes Ligas el 25 de julio de 2017, asumiendo los deberes de tercera base para un equipo de Boston involucrado en una apretada carrera en el este de la Liga Americana. Él, ya ha demostrado que ha valido la pena la espera, rápidamente pegando tres jonrones en sus primeros nueve partidos. Marly Rivera se encontró con el novato para hablar de su participación en el equipo del que era fanático en su infancia, su adaptación a jugar en los Estados Unidos y sobre su apodo ‘Carita’.

¿Cuándo empezaste a interesarte por la pelota?

Yo empecé a jugar pelota porque mi papá jugaba pelota y él siempre me llevaba a ver los juegos y cuando se acababa la práctica los padres dejan a uno jugar pelota ahí. Yo comencé a jugar pelota con mis amiguitos y eso. Mi papá no jugaba profesional, era amateur, esas ligas campesinas como les llaman allá.

¿Cuándo se empieza a desarrollar tu talento?

Cuando yo comencé a jugar fue a los 14 años. Yo siempre jugaba en liguitas, en la capital. Jugué en los Trinitarios, en Villa Carmen; y conocí a un muchacho que me dijo, ‘ven que yo te voy a llevar a un programa’, y yo le digo, ‘llévame, llévame’. Duró como un mes diciéndome y yo ‘llévame, llévame’, y por fin me llevó. Me llevó en la tarde y fuimos y bateamos en una caja de bateo, pero el jefe no estaba ahí. Al otro día yo me levanté a las 6 de la mañana para que él me viera.

¿Cuáles fueron sus reacciones la primera vez que te vieron?

La primera vez que me vieron yo les gusté. Como vivía con mis papás y todos los días yo tenía que ir a la casa del señor que daba la práctica y de ahí coger para el estadio. Yo llegaba al play a las 6 de la mañana y me iba de ahí casi a las 3 de la tarde. Todos los días.

¿Quién era tu jugador favorito cuando eras niño?

Robinson Canó siempre ha sido mi jugador favorito por la forma en que juega. Siempre me ha llamado la atención, el swing que tiene y lo humilde que se ve él en el terreno. Pero mi equipo favorito siempre fue Boston porque me llamaba mucho la atención Ma- nny (Ramírez); y cuando estaba aquí Pedro (Martínez), mi papá me sentaba a ver los juegos.

¿Has conocido a Canó?

La primera vez que lo vi fue el día que jugamos en Seattle aquí, y lo saludé ahí. Lo único que me dijo fue, ‘Echa pa’lante mijo, que tienes buen swing’.

¿Como cuál tercera base te gustaría ser?

Como (Manny) Machado, ahora mismo. Me gustaría también ser como Beltré, porque Beltré es un pelotero que llama mucho la atención con su bate y su defensa, y yo quiero ser un pelotero así como ellos.