•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El jamaicano Usain Bolt no pudo tener la despedida de cuento de hadas que esperaba y solo pudo ser tercero ayer en la final de 100 metros del Mundial de Londres 2017, su última participación en la distancia antes de su retirada, mientras que el veterano estadounidense Justin Gatlin se llevó el título.

Gatlin, de 35 años, que había ganado el título olímpico en Atenas 2004 y el mundial en Helsinki 2005, antes de cumplir una sanción de cuatro años por dopaje, ganó con un tiempo de 9.92, delante del también estadounidense Christian Coleman (9.94) y Bolt, que logró el bronce (9.95).

Bolt igualó su mejor tiempo de la temporada logrado el pasado 21 de julio en Mónaco, pero no le fue suficiente para ganar, pese a que en su último esfuerzo metió la cabeza y el pecho y dejó dudas sobre su posición final, mientras el público del Olímpico de Londres esperaba impaciente el resultado.

Cuando se anunció como ganador a Gatlin, el estadio se llenó de abucheos, debido a su pasado con el dopaje. Minutos después de haber dejado la pista, el estadio seguía coreando su nombre. “Siento no haber terminado con una victoria, pero quiero agradecer a los aficionados su apoyo”, dijo Bolt, que abrazó a Gatlin cuando ambos cruzaron la línea, después de que el estadounidense le hiciese una reverencia, poniéndose de rodillas. “Ha sido una maravillosa experiencia como siempre”, añadió.

Cobró venganza

La carrera sirvió de venganza al atletismo estadounidense respecto a los velocistas jamaicanos, después del dominio absoluto de la isla caribeña en la prueba, con Bolt como estandarte. Mientras que el veterano Gatlin se llevó el oro, con la plata para el joven Coleman (21 años), que tiene en su poder la mejor marca de la temporada, Jamaica se tuvo que conformar con el tercer puesto de Bolt y el cuarto de Yohan Blake (9.99).

Gatlin tuvo que soportar fuertes abucheos cuando se anunció su nombre como vencedor, igual que recibió pitidos antes de la semifinal y la final por su oscuro pasado. “Hice oídos sordos y traté de estar concentrado. Hice lo que debía. La gente que me quiere me anima”, dijo Gatlin.

“Era la última carrera de Bolt. Fue una maravillosa ocasión para ganar. Somos rivales en la pista, pero en el área de calentamiento siempre bromeamos y pasamos buenos momentos”, añadió el estadounidense.

 “Lo primero que hizo Usain fue felicitarme y decirme que no merecía los abucheos”, añadió Gatlin.

Usain Bolt, de casi 31 años, el mejor atleta de todos los tiempos, se quedó de este modo sin un final completamente feliz. Es la primera vez que pierde en 100 metros sobre la pista en un gran evento, sin contar el Mundial de Daegu 2011, en que fue descalificado por una salida falsa y el título fue para su compatriota Yohan Blake.

Esta es la quinta derrota de su carrera en 100 metros desde 2008, al caer dos veces en Estocolmo (2008 y 2012), una vez en Kingston (2012) y otra en Roma (2013), precisamente ante Gatlin, de nuevo su verdugo.

No fue el final de cuento de hadas que se esperaba para el legendario velocista, pero nadie borrará su carrera y su etiqueta de más grande de todos los tiempos. En sus ocho participaciones en la prueba de 100 metros en grandes eventos, sumó tres oros olímpicos en la distancia (Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016) y otros tantos en Mundiales (Berlín 2009, Moscú 2013 y Pekín 2015).