•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert regresó ayer a Grandes Ligas con los Reales de Kansas City haciendo gala de su ritmo ofensivo, pues en cuatro turnos al bate conectó dos imparables y produjo tres carreras en la derrota de los Reales de Kansas City con pizarra de 10-3 ante los Cardenales de San Luis.

El costeño se presentó por primera vez al cajón de bateo en la tercera entrada, listo para demostrar que los Reales pueden contar con él. Acostumbrado a mostrarse como un cazador de oportunidades, no desaprovechó el espacio que le ofrecieron y comenzó su gran noche conectándole sencillo por el jardín izquierdo a Michael Wacha, lanzador que venía de retirar sin problemas a los seis primeros adversarios que había enfrentado. Luego, el nicaragüense fue puesto out en una jugada de doble matanza.  

Ese fue tan solo el inicio de una jornada productiva para Cuthbert, que una entrada más tarde demostró lo útil que puede ser cuando ha logrado establecer su ritmo ofensivo. Con dos outs en la pizarra y las bases llenas, Cheslor leyó perfectamente una bola rápida de dos costuras lanzada por Wacha y con su quinto doblete de la temporada barrió las bases, haciendo girar la pizarra a 3-1. Esta ventaja proporcionada por el encendido bateo del nica, fue rápidamente borrada por los Cardenales en la parte alta del quinto, cuando se adelantaron 7-3, y en el séptimo, cuando sumaron tres anotaciones. 

En su tercer turno Cheslor fue dominado en roletazo lento a la tercera base y en su cuarta visita al cajón de bateo se ponchó por vez 26 en la actual campaña.  Cuthbert jugó 15 partidos en el equipo sucursal Triple A de los Reales como parte de un proceso de rehabilitación, construyendo durante ese recorrido un promedio ofensivo de 271 puntos por 16 imparables conectados en 59 visitas al plato. En total pegó tres dobles, un triple, y cuatro jonrones, con el agregado de nueve carreras empujadas y 10 anotadas.