•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada vez que Giancarlo Stanton entra al cajón de bateo, todo el sector de “La pequeña Habana”, donde se encuentra enclavado el atractivo estadio de los Marlins, tiembla. El vecindario está acostumbrado. Si se escucha el ruido de algo que cae estrepitosamente sobre el techo, piensan: ¡Otro jonrón de Stanton! y levantan sus cejas. Los estacazos de Giancarlo, de casi 28 años, con estatura de 6 pies 6 pulgadas, y musculatura de cables de acero, se pierden en la inmensidad de la noche o en la ceguera que provoca la brillantez del sol. Son los batazos de un salvaje.

Vino desde atrás

Por lo que estamos viendo, Stanton puede ser un bateador de 50 jonrones en esta temporada. Su jonrón 38 disparado anoche sobre un pitcheo de A. J. Cole de los Nacionales, le permitió establecer una marca personal. En el 2014, cuando terminó segundo de Clayton Kershaw en la votación para Más Valioso de la Liga Nacional, Stanton fue líder jonronero con 37 impulsando 105 carreras y anotando 89 veces. Faltando siete semanas y media, Giancarlo ha empujado 83 carreras, en ruta hacia su segunda campaña de 100 a lo largo de 8 años.

Da la impresión de estar en el momento de hacer explosión tan ruidosamente como el Vesubio y proyectarse hacia grandes cifras, mientras su salario, garantizado hasta el 2028, cuando llegue a los 38 años, se estira a través de cantidades tan gruesas como los 32 millones que recibirá en tres temporadas consecutivas entre el 2023 y el 2025. Stanton vino desde atrás antes del Juego de Estrellas, para saltar encima de todos los aspirantes, incluyendo el explosivo novato de los Dodgers Cody Bellinger, segundo con 32 vuelacercas.

Jude en la otra acera

Otro posible bateador de 50 jonrones, pero en la Liga Americana, es el prospecto de los Yanquis Aaron Judge, quien ha disparado 35 después de ver decrecer el ritmo acelerado que aplicó en los primeros tres meses de temporada. Mike Moustakas el antesalista de los Reales de Kansas con 32 jonrones, persigue a Judge en ese circuito, mientras es presionado por Justin Smoak de Toronto con 31 pelotas colocadas en órbita. De llegar a los 50, Judge sería el primer novato en lograrlo, superando la marca de 49 establecida por Mark McGwire en 1987 con los Atléticos.

Por ahora, todas las miradas son para cada swing de Giancarlo Stanton, ese salvaje que hace aullar las pelotas mientras viajan más allá de las verjas. No se le ven posibilidades de pelear el Más Valioso pese a la salida de escena de Kershaw, quien le arrebató el botín en el 2014. Sin chance en porcentaje y en empujadas, y con su equipo oscurecido en la batalla por ser uno de los comodines, Stanton persigue el sueño de los 50 jonrones.