•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos jornadas se han jugado en el balompié nicaragüense de Primera División y han sido suficientes para que desde ya veamos movimientos en los banquillos técnicos. El entrenador mexicano Arturo Zavala fue destituido de su cargo como timonel del Real Madriz de Somoto y en su lugar llega el uruguayo Daniel Bartolotta, quien cuenta con una amplia trayectoria como estratega.

El inicio de torneo para el Real Madriz fue complicado, debutó contra los Caciques del Diriangén y en seguida se midió al Real Estelí, actual monarca del futbol pinolero. Dos partidos con pronóstico predecible, no hace falta ser un experto en este deporte para saber que los estelianos y los diriambinos saltaban como favoritos. Pese a ello, contra los Caciques el resultado fue un empate, nada mal para iniciar.

Contra el “Tren del Norte”, el equipo de Madriz inició inspirado, incluso se colocó rápidamente arriba en el marcador, hasta que la experiencia y calidad del campeón salió a relucir y remontó un partido que no debía complicársele. Un empate y una derrota que se podían calificar como buen inicio para Somoto debido a la calidad de sus rivales. No obstante, la directiva del equipo considera como fracaso no ganar ambos desafíos.

“Se hizo una inversión grande para esta temporada y no podemos darnos el lujo de perder partidos, estamos para competir cara a cara con cualquiera”, dijo Leonel LLánez, presidente del Real Madriz, quien afirma que la decisión de cambiar de entrenador fue “meramente deportiva”, debido a que no estaba gestionando de forma correcta al equipo y sus jugadores.

Desde Uruguay llega Daniel Bartolotta, quien dirigió en la Primera División de su país, también en la máxima categoría de México y trabajó como asistente técnico de  Óscar Washington Tabárez, en el banquillo de la selección charrúa en Copa América. Es una buena trayectoria para un entrenador que necesitará más que eso para conservar su trabajo, llega a Somoto con la misión de formar un equipo temible, la orden encumbrar al equipo en los primeros puestos, de lo contrario su paso por el futbol nacional podría ser fugaz.