•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La eliminación del Real Estelí ante el CD Águila de El Salvador, dejó un sabor agridulce a la fanaticada esteliana y en general a quienes esperaban que el “Tren del Norte” trascendiera en la Liga Concacaf. Fue un encuentro que premió la entrega de un plantel que buscó por todos los medios dar vuelta a una eliminatoria que se veía cuesta arriba. Los rojiblancos quedaron al borde de lograrlo, pero no les alcanzó el tiempo y la falta de definición los castigó enviándolos a penales, etapa en la que finalmente colapsaron.

En el Estadio Independencia, el equipo local hizo alarde de un futbol ofensivo, capaz de poner de rodillas a cualquier oponente, controlando el esférico, elaborando jugadas que casi siempre acabaron en campo rival, provocando la desesperación de los cuscatlecos, a tal grado que recurrieron a las faltas para frenar el ímpetu de los norteños. La noche del martes, el Real Estelí cumplió con el papel de favorito, por lo menos durante el tiempo reglamentario, como lo fue desde que conoció a su oponente en el sorteo celebrado en Miami.

Como es natural, el director técnico esteliano, Otoniel Olivas, y sus pupilos evitaron considerarse favoritos, como también lo hicieron los “Aguiluchos”, por un asunto de diplomacia. Sin embargo, la imagen que mostraron los rojiblancos como locales, dejó en evidencia la superioridad que existe entre un plantel y otro, al margen de lo que ocurrió en la definición desde los once pasos; lo cual también indica que el vigente campeón nacional del balompié pinolero perdió la eliminatoria en el Estadio Cuscatlán, escenario en el que cedió la iniciativa.

Pudieron dar más

En conferencia de prensa, tras el duelo ante el CD Águila, Olivas reconoció que la falta de “contundencia” inclinó la balanza a favor de los salvadoreños y admitió que el partido de ida le permitió consolidar algunos aspectos tácticos para afrontar el juego de vuelta. “El análisis que realizamos después del primer partido fue fundamental para mejorar. Tuvimos un gran partido, de hecho lo ganamos. Se notó dentro de la cancha el nivel que adquirimos, el tema de los penales es una moneda al aire, fallamos y por eso estamos fuera”, manifestó el estratega.

“Cuando te enfrentás a un equipo con el nivel del CD Águila y cuando no sos contundente al frente, te pasa factura. Este partido debimos ganarlo por 2-0 o 3-0; pero no pudimos. Ahora hay que seguir trabajando, es la única forma de mejorar”, aseveró Olivas, consciente de que su equipo tenía todo para avanzar de ronda. Pese a que Olivas y sus pupilos ganaron su primer partido en un torneo de la Concacaf, lo cual les exigió la fanaticada durante casi una década, la eliminación no les permitió celebrar, pues los aficionados no esperaban solamente una victoria, sino también una clasificación.

Por todo lo dicho, queda la sensación de que el “Tren del Norte” se condenó a sí mismo. Nadie duda de su potencial, la hegemonía que ha establecido en la liga local da fe de ello. El propio timonel de los “Naranjas”, Jorge Casanova, reconoció que sufrió durante todo el encuentro, como también agradeció la presencia del arquero Benji Villalobos bajo los tres palos, quien con sus acertadas intervenciones durante los 90 minutos reglamentarios y con sus dos penales atajados a Carlos Chavarría y Gregorio Torres, fue clave para el avance de los suyos.