•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ya no está en Grandes Ligas, pero Wilton López sigue siendo un pistolero con un nivel superlativo, colosal desde el montículo e imperial con su repertorio de lanzamientos desconcertantes. Anoche en el estadio Nacional Denis Martínez, regaló una joya de picheo, apagó, frustró y desapareció a la ofensiva del Bóer, inutilizándola totalmente, para darle el primer triunfo a León con marcador de 7-1, en un alarde de dominio absoluto que da ventaja 1-0 en la serie a los metropolitanos en los cuartos de final del Campeonato de Beisbol Germán Pomares.

No es casualidad que Wilton ganara 15 partidos en la fase regular, siendo el mejor pistolero del torneo. Incluso registró lanzamientos que acariciaron las 91 millas por hora, mostrando destellos del pícher que impactó en su momento en Grandes Ligas con los Astros de Houston. Este miércoles, Wilton desapareció a la ofensiva capitalina, tanto así que antes del séptimo episodio solamente Kenny Alegría pudo conectarle dos imparables, uno en el primer y otro en el sexto, dos entradas en las que el derecho pasó un poco de apuro por tener dos hombres en circulación. No obstante, una jugada mágica de Arnol Rizo en el jardín central, y otra joya de Darwin Sevilla en la intermedia se convirtió en un doble play salvador en esa sexta entrada.

Lo de Wilton fue un monólogo. Entró al séptimo episodio con 80 lanzamientos y fue entonces que empezó a mostrar síntomas de cansancio. Permitió hits consecutivos de Wiston Dávila y Jordan Pavón sin outs, pero ponchó a Janior Montes con una recta fuera de la zona de 83 millas por hora, dominó a Sandy Moreno Jr., con elevado al central, y cerró el episodio haciendo fallar al emergente Bryan Montiel con un fly por primera base que capturó Sandor Guido.

Finalizado el séptimo con la ventaja de 5-0, Wilton caminó al dogout, salió a su encuentro Panal Delgado, felicitándole por su labor. Pero López le pidió continuar en el partido, Panal accedió, dejó que entrara al octavo episodio solamente a liquidar a Javier Robles. Ahora sí, don Ariel salió de su madriguera y le quitó la pelota al derecho. Los leoneses con sus tambores le rindieron una merecida ovación al pistolero que dejó el juego ganado 7-0, con una extraordinaria labor de 7.1 innings, 4 hits y 5 ponches propinados. Desafortunadamente el relevo terrible de Álvaro Membreño, quien dejó las bases llenas, más un golpe de Eduarw Jiménez, permitió al Bóer anotar su primera carrera.

Norlando y Meza, explosivos

Con un Wilton intratable, León solamente tenía que producir las carreras necesarias para darle tranquilidad en el montículo. La ofensiva estuvo orquestada por un encendido Emmanuel Meza que bateó de 4-3 con un hit, triple y jonrón, empujado dos carreras, faltándole solamente el doble para cumplir el ciclo. Norlando Valle también se lució con cuatro imparables en la misma cinco turnos.  Y es que ciertamente los metropolitanos colectivamente son una sinfonía de bateo. Si desafina uno, hay otro bateador que tapa los defectos y hace que el trabajo sea perfecto.

Con dos outs, León tomó la delantera en el primer episodio con el cuadrangular solitario de Meza ante Marín que poco a poco se fue desinflando en el desafío. Los metropolitanos fabricaron tres carreras en el tercer inning, después de que llenaran las bases con un out. Marvin Martínez con rola por la segunda base produjo el 2-0 y Óscar Cortez con hit al jardín central remolcó dos para el 4-0, anotaron Sevilla y Meza. El hit a continuación de Norlando Valle explotó a Marín que aguantó 2.2 innings, permitió 7 hits, 1 jonrón y 4 carreras. En el lugar de Marín entró Jefferson Martínez, que finalizó el episodio.

Así se mantuvo la pizarra durante los siguientes tres episodios, pues Martínez en medio de algunas complicaciones logró mantener silenciando a los melenudos, sin embargo en el séptimo a Martínez se le acabó la cuerda, permitió hits de Cortez y Valle  tuvo que irse a las duchas. Panal mandó al emergente Romario Mejía, este respondió con hit empujador contra Gabriel Sánchez que alargó el marcador 5-0. León cerró su producción en el octavo con triple remolcador de Meza, que anotó con hit de Sandor Guido. El 7-0 ya era lapidario, sin embargo el Bóer logró anotar una en el cierre de la misma entrada. Jiménez tiró los últimos 1.2 innings sellando la victoria.