•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ayer fue la noche de redención para el Bóer. Se redimió Róger Marín golpeado por la ofensiva de León en el primer juego de la serie, siendo el pistolero perdedor del partido. Recuperó la sonrisa Sandy Moreno Jr., brindando un recital defensivo en las paradas cortas y disparando un hit de oro empujador de carrera en un momento determinante. Y en general, el ataque capitalino recuperó la confianza, tronaron Janior Montes y Edgar Montiel con jonrones de oro que voltearon un 0-1 en contra para convertirlo en un 2-1, el primer bambinazo fue ante Wilton López en el séptimo y el segundo en el octavo sin su presencia en el partido. 

Triunfó el Bóer 3-1 en el estadio Héroes y Mártires de la ciudad metropolitana, forzando el quinto partido de los cuartos de final en el estadio Nacional Denis Martínez, viejo coloso que vivirá este jueves una de sus últimas noches memorables si el Bóer termina la proeza que significaría levantarse de un 0-2 en contra, saliendo de las brasas para avanzar las semifinales. El Bóer, con olor a difunto hasta anoche, salió de la tumba y está más vivo que nunca. 

Desgastaron a Wilton

Con Wilton López en el montículo, la tribu necesitaba dos milagros. El primero era que Róger Marín les garantizara siete innings sólidos, aceptando como máximo una carrera. El segundo era desgastar a Wilton, provocar que se excediera en lanzamientos y no apareciera más en el octavo episodio, pues la lógica natural indicaba que con el pícher leonés fuera, el Bóer podía despertar y castigar al relevo. Y así sucedieron las acciones en el juego, salió el exgrandes ligas y comenzó el suplicio leonés.

López lanzó siete innings de ocho hits y una carrera, tras recibir una cuadrangular solitario de Janior que empató el desafío 1-1 en la apertura del séptimo. Con más de 105 lanzamientos, Wilton no tenía más cuerda en su brazo, además había atravesado problemas en el quinto, permitiendo que le congestionaran las bases con dos outs, dominando finalmente a Kenny Alegría. Relevó Álvaro Membreño en la apertura del octavo solo para ser castigado por el cuadrangular solitario de Montiel. El Bóer ya ganaba 2-1, con un Marín que estaba intratable en la loma y que aceptó una carrera sucia anotada por Arnol Rizo en el cierre del tercero por un wild pitch. No obstante, el avance de Rizo hasta la antesala fue producto de un mal tiro del receptor Winston Dávila a la segunda, intentando atrapar a Arnol en su cabalgata por robarse la almohadilla, internando la pelota al jardín central.

Después del bambinazo de Montiel, Membreño le dio pasaporte a Winston Dávila. Dominó a Pavón con elevado al central, sin embargo fue explotado por hit al central de Janior. Relevó Mikel Hooker, fue entonces que Sandy Jr., constantemente criticado por cometer algunas fallas defensivas en el short stop, disparó un hit de oro, empujando la tercera carrera anotada por el corredor emergente John Morales que selló el marcador 3-1. 

Juan Pablo, el salvador

Después de siete innings inmejorables con cinco hits permitidos, Marín empezó a mostrar síntomas de agotamiento. Le regaló boleto a Emmanuel Meza y aceptó imparable de Sandor Guido con un out. Ahora sí, salió Ronald Tiffer con la grúa, llevándoselo del montículo. Entró el zurdo Juan Pablo López, refuerzo proveniente de Granada, teniendo la misión de resolver el problema y rescatar al Bóer. Juan Pablo hizo el trabajo, dominando a Óscar Cortez y Norlando Valle. 

El Bóer desperdició una gran oportunidad al dejar las bases llenas contra Fernando Carmona en la apertura del noveno. En el cierre de la misma entrada, después de retirar a Quebin Díaz y Marvin Martínez, Juan Pablo atravesó dificultades. Aceptó hit de Hernaldo Aráuz y le dio una base por bolas a Arnol Rizo. Finalmente dominó a Darwin Sevilla con un elevado al central que selló el triunfo del Bóer en territorio enemigo, poniéndole ahora la presión a León que regresa a Managua con los pies hinchados. Ganó Marín, resarciéndose de esa primera derrota. Perdió Membreño, víctima del bombazo de Montiel. Salvó el zurdo López.

El estadio Nacional Denis Martínez abrirá sus puertas este jueves, en uno de sus últimos desafíos de este año. El Bóer intentará extender su estadía en el Pomares hasta la final si es posible, con la esperanza de despedirse del coloso capitalino con un título.