•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando la dirigencia de los Rays de Tampa Bay anunció que Erasmo Ramírez dejaría el equipo para regresar a los Marineros de Seattle, hubo un maremoto emocional en los aficionados. El nica se ganó el respeto y el aprecio de la gente a base de carisma, humildad, y con esa sonrisa interminable capaz de contagiar hasta el más deprimido. Los periodistas también se encariñaron mucho con él, basta con leer sus adjetivos para exaltar la calidad humana del sureño.

Esta tarde, Erasmo regresará al Tropicana Field, la casa que lo recibió con brazos abiertos, donde le dieron confianza, restauraron su autoestima como lanzador y le convirtieron en un jugador más consistente tras un período turbulento en Seattle. Para Ramírez enfrentar a Tampa Bay no es lo mismo que retar a los Medias Rojas de Boston, Yanquis de Nueva York, Angelinos de los Ángeles o cualquier otro equipo de la Liga Americana. Habrá seguramente un sentimiento de nerviosismo y nostalgia de volver a sentir el calor de su excompañeros y aficionados.

Pero Erasmo tendrá que dejar esos sentimientos a un lado y enfocarse en conseguir su primera victoria con los Marineros este año. Desde que hizo su debut con Seattle el 1 de agosto, Ramírez ha tenido dos salidas discretas y una estupenda en la que terminó sin decisión. Contra los Rangers de Texas solamente pudo sostenerse 3.1 innings, permitió 5 hits, tres carreras (dos limpias) y un par de jonrones.

En su segunda salida con Seattle, enfrentó a los Reales de Kansas City. Tampoco le fue bien. Le conectaron 8 imparables, incluyendo tres jonrones, con 5 carreras producidas, adjudicándose la derrota. Fue hasta el pasado 12 de agosto contra los Angelinos de Los Ángeles, frente a Juan Carlos Ramírez, que Erasmo recuperó el esplendor, tirando 6 episodios de una carrera sucia, dejando el juego ganado 3-1. El relevo le echó a perder lo que debió ser su primera victoria.

Sumando sus tres salidas en Seattle, Ramírez tiene balance de 0-1 con 4.40 de efectividad. Acepta 16 imparables, 5 jonrones, 9 carreras (7 limpias) y propina 8 ponches en 14.1 innings. El balance general de Erasmo este año con Tampa y Seattle es de 4-4 y 4.73. Es de carácter urgente ganar ante Tampa, los números son importantes y demuestran realmente si vale la pena haber recibido la confianza de ser abridor en un equipo que está peleando el comodín en la Liga Americana, a 1.5 juegos de los Yanquis de Nueva York. 

Reta a Pruitt 

Tendrá que cuidarse mucho el nica de la incidencia de Corey Dickerson, líder de bateo del equipo con .285. A eso súmenle sus 22 jonrones y 54 carreras impulsadas, reflejo de que es un hombre de mucho contacto con la pelota. Otro artillero de peligrosidad es Logan Morrison, máximo bombardero del club con 28 trancazos y sublíder en remolques con 67, misma cantidad del siempre peligroso Evan Longoria.  

En el duelo individual, Ramírez enfrentará al derecho Austin Pruitt, ganador de 6 encuentros y perdedor de 3 con 5.07 de efectividad este año. Pruitt, al igual que Erasmo, ha sido utilizado en Tampa en roles de relevista medio y abridor, incluso hasta acumula un juego salvado. Austin viene de enfrentar a los Indios de Cleveland, saliendo sin decisión después de 6 innings y tres carreras permitidas.