•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop), anuló este viernes la sanción que le impuso el pasado 4 de agosto al promotor y entrenador Rosendo Álvarez, que lo privaba de ejercer sus funciones durante seis meses, por haber irrespetado al juez lateral Hiram Muñiz, durante el combate que perdió Ramiro Blanco contra Alexander Mejía, por el título Fedelatin 122 libras el pasado 28 de julio en el gimnasio Nicarao.

En vista que el “Búfalo” Álvarez “reconoció su falta y ofreció disculpas a la junta directiva de Conibop y al juez Muñiz”, la Comisión resolvió suspender el castigo al bicampeón mundial, sin embargo, le advierte que “esa actitud no debe repetirse en cualquier rol que se desenvuelva, dentro de las actividades del boxeo”, según se lee en una notificación que envió esa institución al otrora púgil profesional, quien a su vez la compartió con El Nuevo Diario. 

La Conibop emitió un informe la semana pasada detallando que Rosendo había expresado “palabras soeces e insultantes” en contra de los oficiales después del fallo de la pelea entre Ramiro vs. Mejía, por no estar de acuerdo con el resultado. En la misma misiva, la Comisión determinó suspenderle a Álvarez la licencia de entrenador y le dio un lapso de cinco días para que apelara dicha resolución.

Consciente de la gravedad del caso, Rosendo introdujo la carta de apelación ante la Conibop para que esa institución revocara la sanción, y además, ofreció una conferencia de prensa en la que reconoció haberse “equivocado” con la manera efusiva de cuestionar la puntuación de Muñiz (4 puntos de ventaja a favor de Mejía). “Dije una palabra incorrecta en medio de la euforia y el enojo. Por eso pido disculpas públicamente al joven Muñiz”, manifestó Álvarez en aquella comparecencia.

Incómodo

Pese a que Álvarez retomó sus actividades anoche, durante la velada que ofreció la empresa Búfalo Boxing, que dirigen él y su esposa Ruth Roa, ambientó sentirse “ofendido” por la manera en cómo se manejó su caso. “La Comisión me notificó la sanción, pero en ningún momento debieron filtrar esa información sin antes tener la resolución final, es decir, hasta después de mi apelación. Eso provocó que la gente me insultara a través de las redes sociales, eso es denigrante y atenta contra mi imagen”, manifestó Álvarez.

En vista de esa situación, Rosendo aseguró que exigirá a la Conibop tener mayor tacto cuando ocurran hechos similares, no solo con él, sino con cualquiera que esté en un escenario parecido. “Ellos (Comisión) no pueden filtrar ese tipo de documentos, voy a exigir que las cosas no se manejen así, porque es denigrante para los involucrados. La Conibop debe de detectar quién o quiénes filtran esas informaciones, porque eso es incorrecto y deben de sancionarlos, porque además es reincidente”, aseveró.