•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por esas ironías de la vida, en una de sus mejores aperturas de esta temporada, el lanzador nicaragüense de los Angelinos de los Ángeles, Juan Carlos Ramírez, abandonó anoche el desafío ante los Orioles de Baltimore resentido del hombro izquierdo. El pinolero, quien en 5.2 innings permitió 5 imparables, 1 carrera limpia y otorgó 2 bases por bolas, salió del partido dejando un marcador favorable de 5-1, a la postre definitivo, mejorando su balance de ganados y perdidos (11-10) y dejando su efectividad en 4.15.

Juan Carlos, que subió al montículo con el juego 1-0 a favor de su novena, gracias al cuadrangular de Trout en el propio primer episodio, tuvo un inicio flaqueante, permitiendo un doble de Tim Beckham, quien depositó la pelota al jardín izquierdo haciéndole swing al primer lanzamiento del pinolero y Manny Machado continuó con un sencillo dentro del cuadro. Aunque el partido estaba que empezaba, ya sonaban las alarmas en el equipo angelino.

Contra su tercer rival de la noche, Jonathan Schoop, J.C. siguió mostrándose vulnerable, esta vez realizó un lanzamiento descontrolado, permitiendo que Beckham anotara, mientras Machado se iba hacia la segunda. Pese a que retiró a Schoop con rodado a la inicial, Manny avanzó a la antesala y el peligro seguía latente y creció la preocupación cuando concedió base por bolas a Adam Jones.

Para fortuna del lanzador nicaragüense, Trey Mancini bateó un rodado para doble play y permitió a Ramírez tomarse un respiro mientras caminaba hacia el dogout. En la parte alta del segundo inning, Luis Valbuena ligó un cuadrangular (14) por el jardín central, para establecer el 2-1 parcial y darle nuevamente una almohada de ventaja al pistolero angelino.

En la baja del segundo episodio, J.C. dominó a Mark Trumbo con rodado por tercera, a Seth Smith con elevado al central, antes de otorgar boleto a Wellington Castillo, quien avanzó a segunda por wild pitch, pero logró sacar a Anthony Santander, gracias a una joya defensiva de Luis Valbuena, quien se lanzó sobre un batazo del pelotero de los Orioles, poniéndolo out en asistencia a la inicial.

Respaldo de Trout

Con un out en la parte alta del tercer inning, Trout se paró en el cajón de bateo e hizo alarde de su poder, sacudiendo al abridor de Baltimore, Kevin Gausman, con un enorme cuadrangular por el central (26), poniendo el 3-1. En el cierre de esa entrada, Ben Revere y el propio Trout colaboraron con J.C. con sendas atrapadas tras batazos largos de Beckham por el central y de Machado por el izquierdo. 

Cuando parecía que sería un inning cómodo para el lanzador pinolero, Schoop le pegó un imparable por el izquierdo y Adam Jones siguió con un infieldhit, pero finalmente Mancini fue dominado por segunda vez en el juego por Ramírez, bateando un rodado a manos del antesalista quien forzó el out en la inicial. 

Mientras Juan Carlos mostraba un enderezamiento respetable, el bateo angelino respaldaba su actuación. Abriendo el cuarto episodio, Anderson Simmons ligó un doblete y Luis Valbuena siguió con un jonrón por el central, su segundo de la noche y el decimoquinto de la temporada para su cuenta, ampliando el marcador a 5-1. 

Resentido  

Con la almohada de cuatro carreras de ventaja sobre los Orioles, Ramírez subió a la colina en la baja del cuarto capítulo y retiró a Trumbo con rodado al short, a Smith con batazo a manos del primera base C.J. Cron; y a Castillo con elevado al central. Ese fue el primer inning de la noche que J.C. retiraba perfecto. 

Los papeles se invirtieron de un momento a otro, mientras J.C. exhibía su dominio monticular, Gausman era fustigado por el bateo de los Angelinos, al término que fue relevado por Miguel Castro dejando a dos corredores sobre las almohadillas sin haber retirado un out en la alta del quinto. Para su fortuna, pese a que las bases se congestionaron, el relevista sacó con apuros los tres outs. Ramírez cerró el inning aceptando hit de Santana, antes de retirar en el orden a Beckham, Machado y Schoop.

Cerrando el sexto, Juan Carlos retiró al hilo a Adam Jones con elevado al derecho e hizo fallar a Mancini con un batazo flojo que tomó Cron y asistió al propio Ramírez para que sacara el out. Infortunadamente para J.C., en esa jugada sufrió una dolencia en el hombro izquierdo y no pudo terminar el inning, siendo relevado por Eduardo Paredes, quien eliminó a Trumbo. Al cierre de esta edición aún no había un reporte que indicara el estado físico de Ramírez.

Anoche, J.C. exhibió la imagen de ese lanzador estable, de tiros intimidantes y temple de acero que estamos acostumbrados a ver. Se fajó ante una artillería que el pasado 7 de agosto le había endosado su décimo revés de la campaña, fabricándole 7 carreras en igual número de entradas, cuatro de las cuales fueron producto de un grand slam de Machado. Ayer, Ramírez ganó la batalla frente al propio Machado, Schoop, Jones, Mancini, Trumbo y compañía, mejorando su récord a 11-10 y dejando su efectividad en 4.15.