•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando la UNAN-Managua ascendió en agosto de 2014, la directiva del club mantuvo la confianza en el técnico que los llevó a Primera División, el estratega Edward Urroz. El timonel no defraudó, y en su segunda temporada en la máxima categoría del futbol nacional logró hacer campeones a los universitarios en el Apertura 2015-2016, convirtiéndose en uno de los equipos más jóvenes en conseguir un título luego de subir a la máxima categoría. En el torneo Clausura 2016-2017, Urroz fue sustituido por Daniel García, pasando a ocupar el cargo de gerente general del equipo.

Ahora, tras el cambio de Daniel García, anunciado esta semana por la UNAN-Managua, Urroz regresa al banquillo de los universitarios a tratar de mejorar la cara de un club que en cuatro partidos acumula una victoria, un empate y dos derrotas y que se ubica sexto en la tabla de posiciones del torneo Apertura de la Liga Primera.

“Mi salida de la UNAN fue una decisión administrativa, pasé de director técnico a gerente general del equipo, ahora, igualmente por una resolución administrativa, me nombraron otra vez director técnico del club. De los muchachos espero mucho positivismo, mucho trabajo, tenemos un equipo sólido, muy compacto en todas sus líneas”, afirma Urroz. El timonel sostiene que bajo su gestión como gerente se logró la contratación de jugadores de renombre a nivel nacional y considera que el equipo tiene para competir mucho más de lo que ha hecho hasta el momento.

“Estoy muy contento que el equipo haya ganado el pasado miércoles contra el Managua FC, porque sumamos tres puntos, ya no iniciamos este nuevo ciclo con un punto y eso nos va a ayudar a fortalecer el ánimo de los muchachos”, sostiene el técnico universitario.

Urroz expresa que un aspecto positivo del cambio de técnico por parte de la UNAN-Managua es que psicológicamente no va a afectar a los jugadores, ya que anteriormente dirigió a la mayoría de estos, recordando el caso de Samuel Wilson con quien trabajó durante la Copa Oro 2009 cuando era asistente del entonces director técnico de la azul y blanco, Otoniel Olivas. Para el técnico universitario esto va a significar una mayor cohesión y mejor entendimiento con sus muchachos.

Según el estratega, al club le ha faltado precisión al momento de definir y afirma que su filosofía será salir a proponer juego, mantener la posición del balón, además de tiempo y espacio para crearse las oportunidades de gol, sumando mucha gente al ataque pero sin descuidar los aspectos defensivos. “Tenemos equipo suficiente y jugadores con suficiente calidad y cualidades para crear buenas situaciones de juego”, dijo.