•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Caciques del Diriangén se lavaron la cara ante el Real Estelí, empatando 1-1 en el Clásico del Futbol Nacional celebrado en el Estadio Independencia, tras caer la jornada pasada contra el San Francisco FC (1-0), de Masachapa. El costarricense Johan Bonilla, de penal, adelantó al conjunto diriambino, pero Carlos Chavarría emparejó las acciones con un gol digno de retratarse.

Los norteños, fieles a su filosofía, controlando el esférico, haciendo transiciones constantes, determinando el ritmo del juego, dispusieron de claras ocasiones para gol en el inicio del encuentro, mas no lograron concretarlas y vieron cómo su rival ripostaba con contragolpes, aprovechando la sobrepoblación de futbolistas estelianos en su zona de la cancha mientras pretendían hacerles daño.

Fue así como los Caciques se metieron en el área de los norteños al minuto 19’ y apareció la infortunada mano de Elmer Mejía provocando el penalti, que a la postre convirtió Bonilla, rematando rasante y potente al lado derecho del arquero Henry Maradiaga, quien se lanzó al lado contrario. El 1-0 parcial premiaba el atrevimiento del equipo que dirige Mauricio Cruz y castigaba la falta de acierto del club que jefea Otoniel Olivas.

Gol de antología

Diez minutos después del tanto del Diriangén, Carlos Chavarría sacó la cara por el “Tren del Norte”, conduciendo el balón desde la media cancha, quitándose a dos marcadores, antes de sacar un disparo potente de pierna derecha, colando el balón en el ángulo derecho del marco que defendía Diedrich Téllez, quien a pesar de haberse extendido intentando despejar el esférico, solamente adornó la anotación del “10” esteliano.

Sin exageraciones, el gol de Chavarría fue una obra de arte, pues dispuso de los elementos artísticos necesarios para ser considerado de esa manera. La paridad era justa e incluso el Real Estelí merecía ampliar la ventaja. Sin embargo, hubo dos factores que los privaron de ganar el duelo: la capacidad del Diriangén para aguantar los embates de su oponente y la falta de claridad de los norteños, sobre todo en la segunda parte del desafío, para hostigar a Diedrich. 

La noche pudo acabar en tragedia, luego que el arquero diriambino impactara con la rodilla derecha al pecho de su compañero de equipo Erick Téllez, mientras ambos intentaban despejar un balón al que Chavarría intentaba llegarle. Afortunadamente, Erick fue atendido por paramédicos y se reincorporó para continuar jugando. 

Tras el empate, el Real Estelí se mantiene como líder del torneo de Apertura con 13 puntos, mientras que el Diriangén es tercero con seis unidades. En la segunda plaza se encuentra el Club Deportivo Ocotal, que ayer venció al San Francisco FC por 1-0.