•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el beisbol, un deporte donde el azar es más redondo que en cualquier otro, no basta rezar ni hay algo escrito alrededor del trabajo que pueda realizar un monticulista, así sea Bob Feller, Sandy Koufax o Randy Johnson, y tampoco obviamente, tratándose del nicaragüense Juan Carlos Ramírez, quien acaba de conseguir su triunfo número 11 de una temporada que ahora le debe parecer fantasiosa, con la posibilidad abierta de llegar a 15 victorias, máxima cifra de Vicente Padilla, o 16, que fue en cuatro ocasiones, el límite de Denis Martínez. Sin colocar a un lado su mayor interés, que es seguir convenciendo a los Ángeles de Anaheim del nivel de su incidencia, eso se convierte en un factor estimulante agregado: el nica más ganador en una campaña.

Con posibles siete aperturas por delante lanzando cada quinto día, Juan Carlos, quien salió en el sexto inning con un out pendiente consecuencia de una tensión muscular en su antebrazo derecho, espera no perder su próximo inicio mientras piensa enfrentar a los Rangers de Texas el jueves 24, persiguiendo su triunfo 12, colocándose en línea directa hacia Vicente y Denis, con el reto de cerrar siendo lo necesariamente eficaz apretando tuercas. Ganador de tres juegos en abril, y dos en cada uno de los tres meses siguientes, mayo, junio y julio, Juan Carlos ya lleva dos en agosto, listo para retar a Texas y Oakland antes de entrar a septiembre, y programado para fajarse en el cierre de campaña con Oakland, Seattle, Texas, Houston y Medias Blancas.

El ritmo de Vicente y Denis

En su único rendimiento de 15 victorias en el 2006, debutando con los Rangers de Texas después de estar con los Filis, Vicente Padilla ganó tres veces en agosto y dos en septiembre, en tanto Denis, en su primer esfuerzo de 16 triunfos en 1978, su primera campaña como abridor de tiempo completo con los Orioles, ganó cuatro en agosto y cinco en septiembre. En sus últimas nueve decisiones ese año, solo perdió una vez contra los Yanquis por 2-1. Durante ese llamativo cierre lanzando cada cuatro días, Denis abrió siete juegos en el mes de septiembre. En 1982, otra temporada de 16 éxitos, ganó tres en agosto y tres en septiembre, en tanto en 1989 con los Expos, a lo largo de 10 decisiones en los dos últimos meses, registró tres triunfos en agosto y solo uno en septiembre, pasando de 15-4 a 16-7; y en 1992, después del año del Juego Perfecto, rumbo a un balance de 16-11, ganó sus cuatro decisiones en agosto y agregó dos en septiembre. Buscando el 17, trabajó nueve ceros con pitcheo de dos hits a los Piratas el 23 de 
septiembre, pero salió sin decisión.

¿Qué tan factible se ve que Juan Carlos gane cuatro veces en esas siete aperturas? Claro que es viable, y deseamos se le presente la oportunidad de optar a un quinto triunfo que lo encumbraría con un total de 16. Aunque raramente sin ponches a lo largo de cinco entradas y dos tercios el sábado, Juan Carlos que ha recorrido 147 entradas y un tercio en su primer campaña como abridor después de tres relevos, podría conseguir el crecimiento requerido para dibujar cifras que le pongan sello a su establecimiento, en una temporada en la que está superando ampliamente los cálculos más optimistas. Un salto de la incertidumbre que lo rodeaba, a la seguridad que lo cobija ahora.