•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El uruguayo Bernardo Laureiro, mediocampista del Club Deportivo Walter Ferretti, espera conseguir el próximo jueves un triunfo sobre el Club Deportivo Plaza Amador panameño, en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga Concacaf y avanzar a semifinales, en una competencia que ofrecerá al campeón un boleto a la Liga de Campeones de la Concacaf, en la que esperan 15 clubes de las ligas de México (4), Estados Unidos (4), Costa Rica (2), Honduras (1), Panamá (1), El Salvador (1), Canadá (1) y República Dominicana (1). 

El empate sin goles la semana pasada en el Estadio Independencia, dejó abierta una eliminatoria que pinta para cualquiera de los dos equipos, ya que los canaleros, que saltaban favoritos en la previa del juego de ida, se vieron superados por un Ferretti ofensivo y bien ordenado defensivamente. Pese a dejar una buena sensación en condición de local, Laureiro está consciente de que en el estadio Rommel Fernández, el conjunto de casa intentará tomar el protagonismo, lo cual obligará a los rojinegros a mantener un alto nivel de concentración.

“Trataremos de no cometer errores y saber contrarrestar lo que ellos van a ofrecer. Están obligados a salir a buscar el partido, fueron inferiores a nosotros en el juego de ida, así que necesitan dejar una mejor versión. Lo que debemos hacer es seguir frenándolos, seguro romperán esa línea de cinco (defensas) e intentarán quitarnos el balón, al final prevalecerá el que haga mejor las cosas, el que presente una mejor idea y cometa menos errores”, manifestó el charrúa.

Bernardo, autor de dos goles ante el Belmopán Bandits en el juego de ida de los octavos de final, reconoció que el plantel canalero dispone de jugadores hábiles, con buen trato del esférico y que pueden hacer daño en un mínimo descuido, pero destaca el nivel de sus compañeros de equipo en zona de ataque Robinson Luiz, Jorge García y Yosimar Amador, capaces de desequilibrar a cualquier defensa y perforar las redes del rival. “Tenemos tres delanteros rápidos, Calán (Jorge), Yosimar y Robinson, que si les dejás una pelota con espacio te matan”, aseveró.

“Obviamente ellos tienen buenos delanteros, pero nosotros no les permitimos tener una buena noche en el juego de ida y debemos hacerlo nuevamente. Buscaremos marcar un gol, eso será clave. Debemos ser contundentes, en el Estadio Independencia dispusimos de más ocasiones para gol, pero no definimos, en Panamá debemos anotar”, refirió Laureiro, consecuente de la importancia de anotar en territorio canalero para obligar al Plaza Amador a adelantar líneas y dejar espacios en zona defensiva.

Equipo que se adapta

Según el charrúa, el equipo que dirige el técnico brasileño Flavio Da Silva dispone de las estrategias necesarias para afrontar el partido de la mejor manera, ya sea con la tenencia del balón o sin él. “Hay que ser inteligentes, algunos clubes apuestan a tener la pelota, otros la ceden para matarte en contragolpes, ambas alternativas son buenas y nosotros las sabemos manejar bien. Si no tenemos la pelota no hay que desesperarse, debemos tener calma y buscar cómo arrinconarlos cuando la tengamos”, destacó.

Consultado sobre un hipotético revés, Bernardo asegura que no hay nada que perder, pues los dos triunfos y el empate conseguidos en los desafíos previos, marcaron positivamente la historia de la institución rojinegra. No obstante, se despoja de malos augurios y cree que están preparados para seguir dando de qué hablar. “Es confortante lograr buenos resultados a nivel internacional, estamos motivados por lo que estamos haciendo”. 

“El jueves será un partido que marcará la carrera de muchos, si perdemos no hay problema, en los libros quedará registrado que somos el único equipo de Nicaragua en llegar a estas instancias y eso nadie te lo quita. Podremos ser cuestionados, pero eso no importa, hemos hecho mucho. Estamos haciendo un torneo destacable y eso significa que grupalmente estamos haciendo bien el trabajo”, remarcó Laureiro, considerado uno de los elementos de mayor peligro en el equipo ferretista, por su educada pegada con la pierna izquierda y su visión para asistir balones envenenados.