•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gran motivador para los tiradores zurdos Dallas Keuchel y Clayton Kershaw en esta temporada del 2017, era Denny McLain, alrededor de un reto gigantesco: ¿Qué tanto podrían acercarse a las 30 victorias? Hace 49 años, en la campaña de 1968, excediéndose en su rendimiento mientras provocaba asombro desde la colina de los Tigres de Detroit, McLain registró 31-6 con el fantástico 1.96 en carreras limpias. Desde entonces, el beisbol no ha vuelto a ver un ganador de 30.

El caso de Kauchel

El 2 de junio, Keuchel, un ganador de 20 juegos y del Cy Young Liga Americana en el 2015, obviamente la más fulgurante estrella en la rotación de los Astros, presentaba un impresionante balance de 9-0, que le proporcionaba ventaja de tres días respecto a la frenética frecuencia exitosa de McLain en 1968. No, no podíamos perder de vista a Keuchel en ningún momento, pero súbitamente, un agudo problema en el cuello, lo sacó de circulación reapareciendo entre la incertidumbre el 28 de julio, casi dos meses después, soltando el brazo ligeramente por tres entradas. 

En sus siguientes inicios, perdió consecutivamente con los Rays y los Medias Blancas preocupando al equipo de Houston necesitado de su aporte por la pérdida de ritmo, sin embargo, sus triunfos también consecutivos sobre Texas y Oakland, mostrando su característico dominio, silenciaron las alarmas y lo llevaron a 11 triunfos. Eso sí, sin chance de 20, y muy difícil de verlo pelear el Cy Young, a menos que se convierta en la reencarnación de Aquiles y  cierre con racha de siete triunfos y pueda ser el líder en efectividad de la Liga.

El drama de Kershaw 

El 23 de julio, Clayton Kershaw enfrentó a los Bravos de Atlanta con balance de 15-2 y 2.04 en efectividad. Parecía inalcanzable. Tan es así que pese a ser “congelado” por casi un mes, consecuencia de un dolor que aguijoneaba la parte baja de su espalda, no ha sido alcanzado, aunque hay cinco lanzadores con 14 triunfos, obviamente con posibilidad de llegar a los 20, si logran pisar el acelerador. Después de dos entradas ese 23 de julio, Kershaw se dobló, frunció el ceño, y dijo “no más”. Atravesando por una racha de 11 victorias,  buscando su éxito número 16, el zurdo de los Dodgers estaba dos pasos detrás de McLain.

Sin lesionarse, se daba por un hecho que Keuchel y Kershaw podrían llegar y hasta superar las 25 victorias, pero eso ha quedado descartado, desvaneciéndose de esa forma un par de opciones estupendas. Con los Dodgers prácticamente asegurados para la postemporada, sería una imprudencia, no esperar por el completo restablecimiento del “as” de espadas Kershaw. Ahora ¿qué hay de las expectativas alrededor de los cinco brazos con 14 triunfos? ¿Cuántos de ellos serán capaces de llegar a los 20? La última vez que ningún pitcher logró alcanzar la cifra, fue en el 2009, cuando Justin Verlander, Adam Wainwright, C. C. Sabathia y Félix Hernández, se quedaron en 19.

Los aspirantes

El zurdo de Kansas, Jason Vargas de 34 años, tiene balance de 14-7 con 3.59 en carreras limpias. Nunca ha ganado 15 en once años previos; el mortífero zurdo de Boston, Chris Sale, quien me parece el más viable, muestra 14-5 con 2.62; el derecho de Arizona Zack Greinke de 34 años gana 14 y pierde 6 con 3.16; el zurdo Alex Wood de los Dodgers, con 26 años, presenta un sorprendente 14-1 con 2.30 en eficacia; y Zach Davies de Milwaukee, un derecho de 24 años, se encuentra con 14-6 y 4.26, batallando por llegar a la cifra soñada por todo pitcher en las Mayores, cifra todavía prohibida para lanzadores japoneses.