•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Previo al inicio de la serie, el mánager Eloy Morales, dijo que el estadio “Yamil Ríos” era el valle de la muerte para los equipos visitantes. “Aquí es difícil que nos ganen”, presumía el timonel del Frente Sur. Anoche en el coloso sureño, Rivas lució demasiado inmenso, triunfó 8-1 ante un Matagalpa que presentó una actitud deprimente, viendo cómo la serie semifinal se empataba 1-1, gracias al brillo cegador de un Carlos Pérez Estrella indomable en el montículo.

Hizo cambios Morales en el libreto de sus pistoleros iniciales. Pérez Estrella no estaba programado entre sus primeros tres abridores, pero salió anoche y no desentonó. Durante 6.2 entradas, permitió solamente dos imparables, una carrera sucia, y ponchó a 5 hombres, adjudicándose la victoria. No siguió en el encuentro porque llegó al máximo de 110 lanzamientos permitidos según la regla de picheo. A Rivas todo le salió bien en su estadio, desnudó a los lanzadores norteños, aprovechó los errores y sus bateadores tronaron en el momento indicado.

Ventaja tempranera

Rally de tres carreras en el cierre del segundo episodio, golpeó la confianza del abridor Wilder Rayo, castigado severamente por su inestabilidad en el montículo. Después de un out, Rayo le regaló un pasaporte a Yeltsin Solís, permitió hit de Santiago Jiménez, y llenó los costales tras darle un boleto a Bryan Ruiz. Tomó turno Carlos Vanegas, conectando un imparable al jardín izquierdo, empujador de dos carreras. Golpe a Bayardo Dávila, explotó a Rayo.  Entró al relevo César Orozco, no obstante, fue inevitable que los sureños anotaran el 3-0 gracias a un roletazo de Marbell Olivas. 

Ripostó Matagalpa en la apertura del tercer inning. Boletos a Fausto Suárez y Daniel Hernández, más un rodado de Evert Andino por tercera base, combinado con un error de Bayardo Dávila, permitió la anotación de Suárez, estableciendo el 3-1 en ese momento. Ese fue el único daño tangible que le hicieron a Carlos Pérez Estrella, superlativo durante su estadía en la lomita.

Toque de sacrificio de Santiago Jiménez con Víctor Duarte en la antesala, completó la jugada ‘squeeze play’, ampliando la ventaja sureña 4-1 en el cierre del tercer episodio. La fiesta ofensiva de Rivas continuó en el cuarto, Félix Castillo se voló la cerca con uno a bordo por el jardín izquierdo. La pizarra se puso 6-1. Luis Montealto con imparable explotó a Orozco. Entró Carlos Rayo, permitiendo un hit de Duarte, que trajo a Montealto al plato, poniendo el score 7-1. En el quinto, Rivas sumó la octava por un wild pitch de Rayo, anotó Vanegas. 

Después de Pérez Estrella, se hizo cargo del montículo Levi Montiel, sacando un out en el séptimo, y los tres del octavo. En el noveno, Jhordy Olivas se hizo cargo de las acciones, resolviendo la entrada sin problemas. La serie que ahora está empatada 1-1 se reanudará el próximo miércoles en el estadio Chale Solís de Matagalpa, a partir de las 6:00 p.m.