•   Montecarlo, Mónaco  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cristiano Ronaldo se convirtió en el futbolista con más coronas europeas, superando al argentino Leo Messi con su tercer nombramiento como mejor jugador continental, en el reconocimiento al mejor final de temporada de su carrera con la conquista de LaLiga y la Champions.

Cristiano mantiene su dominio en el fútbol europeo con un doble galardón, los de mejor delantero y mejor jugador. Los logró gracias a los títulos conquistados con el Real Madrid en una campaña en la que volvió a ser decisivo, modificando su posición al alejarse de la banda izquierda y pasando a jugar como segundo delantero para exhibir su potencia en el remate.

Así firmó el mejor de los finales de su carrera: 16 tantos en los 10 últimos partidos. Una temporada en la que marcó 42 goles y repartió nueve asistencias. Siempre dejando huella en los partidos decisivos, como demostró en la recta final de la Liga de Campeones cuando pasó de un registro goleador pobre a asombrar con su poder. Cinco goles al Bayern Múnich en cuartos de final, con los que se convertía en el primero en superar el centenar de dianas en la Liga de Campeones, tres al Atlético de Madrid en semifinales y dos en la gran final de Cardiff al Juventus. El primero que marca en tres finales.

Quinta temporada consecutiva como máximo artillero de la competición más prestigiosa. Y un hambre de éxito infinito. A sus 32 años, Cristiano no rebaja un ápice su hambre de éxito. Con cuatro Balones de Oro va camino de igualar a Messi, mientras ya le supera en premios UEFA. Suma cuatro Liga de Campeones, tres con el Real Madrid y cuatro Botas de Oro (2008, 2011, 2014 y 2015) y es protagonista de un idilio con el gol sin fin.

Los títulos y récords de blanco han ido dando forma a la leyenda de Cristiano para marcar una época y elevar su nombre al nivel de Alfredo Di Stéfano o Raúl González. Sin duda alguna es ejemplo de profesionalidad, fuerza y talento.