•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo drama es estrujante, como el de Rich Hill el miércoles. De pronto, el sueño largamente acariciado durante ocho entradas, saltó hecho añicos. Fue, como si antes del último pincelazo en el techo de la Capilla Sixtina, hiciera su aparición una mancha, y de inmediato, con Miguel Ángel desconcertado rascando su cabeza, un trancazo demoledor. De un instante a otro, la obra maestra que estaba construyendo el zurdo de los Dodgers, quedó destruida. El casi Juego Perfecto, fue reducido en el noveno inning a un posible No Hitter después del error en tercera de Logan Forsythe, y finalmente, aterrizó en la nada al perder también el partido consecuencia del jonrón de Josh Harrison en el décimo, que selló la victoria de los Piratas 1-0. 

Dodgers también inutilizados

Hill sintió que le cortaban brazos y piernas, posiblemente peor que el 10 de septiembre en la temporada del 2016, cuando el manager Roberts decidió inexplicablemente, quitarle la pelota después de trabajar siente innings perfectos contra los Marlins en Miami con 9 ponches. Su gigantesco esfuerzo alrededor de la esperanza de concretar una proeza la noche del miércoles, se desvaneció dramáticamente, sobre todo, por culpa de la improductividad de los Dodgers, que le conectaron 7 hits al abridor pirata Trevor Williams y recibieron 4 bases por bolas, sin poder anotarle, continuando así contra dos relevistas. Un leve recuerdo de lo ocurrido en 1959 entre Lew Burdette de los Bravos y Harvey Haddix de los bucaneros. Doce innings perfectos de Haddix, para nada.

Difícilmente podemos encontrarnos con un tirador de juego perfecto sin necesidad de ayuda. Las atrapadas de Andy Carey en tercera y de Mickey Mantle en el jardín central, fueron muy útiles en la faena magistral del derecho de los Yanquis, Don Larsen, en la Serie Mundial de 1956 contra los Dodgers. Cada Juego Perfecto tiene sus momentos defensivos por siempre recordables, y antes del error de Forsyhte, perdiendo el control sobre un fuerte roletazo de buen bount bateado por Jordy Mercer, Hill había atravesado tres momentos complicados: un complicado out en primera, la atrapada de Adrián González viniendo hacia delante y deslizándose en el piso, y el lance espectacular del intermedista Chase Utley, colgándose milagrosamente de un proyectil.

¿Tendrá otra oportunidad?

Se han registrado 23 Juegos Perfectos, el último de ellos firmado por Félix Hernández en agosto del 2012, primer venezolano, con agradecimiento a la fatal equivocación del árbitro Jim Joyce, que le arrebató un trabajo perfecto a su compatriota Armando Galarraga el 2 de junio del 2010. Desde que lo hizo “El Rey” Félix, se han producido tres aproximaciones a la hazaña, pendiente solo un out en cada caso: Yu Darvish de los Rangers, el venezolano Yusmeiro Petit de los Gigantes, y Max Scherzer de los Nacionales…Este año, entre varios acercamientos, el único No Hitter hay que apuntárselo a Edison Volquez de los Marlins. En 1995, Pedro Martínez de los Expos, llegó al décimo episodio sin permitir hit ni carrera contra los Padres, siendo herido por un batazo de Bib Roberts. 

La pregunta flotante es ¿Podrá Hill, rumbo a los 38 años,  disponer de una tercera oportunidad? Difícil someter eso a consideración. Aunque en beisbol no hay nada escrito, puede que nunca más.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus