•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La perseverancia hace milagros, si se le proporciona soporte. Ahí tenemos el caso de Bartolo Colón, el pitcher dominicano de 44 años, mostrando no solo una terquedad que emociona por lo obsesiva, sino restaurando parte del material que lo llevó a darle forma a una temporada de 20 triunfos, otra de 21, tres de 18 y cuatro de 15, entre 1997 y este 2017. ¿Cómo es posible que su brazo parezca hoy una tea encendida de razones y argumentos en busca de ser el pitcher latino más ganador de todos los tiempos?

Logró galvanizarse

Vamos a lo asombroso: mientras atravesaba mayo, junio y julio, Colón solo ganó un juego perdiendo siete veces, dando la impresión de que su brazo había caducado y que debería jubilarse con 235 victorias, quedándose corto en el intento de superar las 243 de Juan Marichal y las 245 de Denis Martínez. Pero en agosto, ha registrado un resurgimiento de ribetes espectaculares ganando cuatro juegos y perdiendo uno, convirtiéndose inesperadamente en el abridor de más rendimiento para los Gemelos de Minnesota, haciendo valer la confianza depositada en él por el mánager Paul Molitor en un momento desesperadamente adverso.

Ahora Colón es un ganador de 239 juegos, con balance de 6-10 este año, “maquillando” admirablemente ese tenebroso 2-8 con 8.14 en carreras limpias que llevaba en su mochila cuando llegó a Minnesota. La fuerza de voluntad solo mueve montañas cuando la inyectas de los recursos necesarios para que funcione, y Colón se reencontró con ese manejo de lanzamientos que le permitió tantos momentos de excelencia, incluyendo la conquista de un premio Cy Young. 

¿Podrá cerrar fuerte?

Entre sus cinco aperturas en el transcurso de agosto, registra un recorrido completo contra los Rangers y solo fue limitado a cinco entradas en la derrota por 8-1 frente a los Indios de Cleveland. Aunque sigue siendo preocupante, su efectividad ha mejorado de 8.14 a 6.35. En su mayúsculo esfuerzo, Colón ha sobrevivido a siete jonrones en sus últimos tres inicios. Previamente, lanzó siete innings sin carrera a los Cerveceros y solo permitió una a los Azulejos en seis y dos tercios. Su pitcheo con Minnesota es de 4-2 con 4.04 en eficacia.

Trabajando en una rotación de cinco brazos como se acostumbra hoy, Colón tiene pendientes seis aperturas. Un balance perfecto de 6-0 lo igualaría con Denis, que se fajó a lo largo de 23 campañas, más tiempo que las 20 de Bartolo, dejando atrás a Marichal, quien solo estuvo en acción 16 temporadas. Una derrota o salir sin decisión mantendrá a Denis en la cima de los latinos, pendiente si Colón recibirá propuestas para el 2018, algo solo probable, de cerrar fuertemente. En el 2002, rumbo a 20 victorias, se apuntó 3 en septiembre y en el 2005, cuando ganó 21, registró 4-2 en los seis inicios del último mes. Por ahora, Marichal y Denis están con sus barbas en remojo.