•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Barcelona logró imponerse en la cancha del Alavés (0-2), ayer en la segunda jornada de LaLiga, gracias al doblete del argentino Leo Messi, mientras que el Atlético de Madrid se dio un festín a costa de Las Palmas (5-1).

‘La Pulga’ logró adueñarse de un partido que pintaba mal para el Barsa. Tras una primera parte plana y sin ideas por parte de los ‘culés’, a Leo se le iluminó la bombilla y firmó dos goles (55 y 66) que sirvieron a los suyos para amarrar los tres puntos.

Con más alegría se impuso el Atlético, que le hizo una ‘manita’ a Las Palmas en su propio estadio gracias a los madrugadores goles del argentino Ángel Correa (3) y del belga Yannick Carrasco (5), al doblete de Koke (62 y 75) y al broche final del ghanés Thomas Partey (86).

De esta forma, los dos favoritos llegaron al triunfo pero lo hicieron por caminos diferentes. El Barsa, gris, tiró de oficio y de los goles de Messi. El argentino primero lo hizo tras una internada de Jordi Alba que supo leer bien Andrés Iniesta. El ‘mago de Fuentealbilla’ metió un balón en profundidad que el lateral puso al centro del área, donde Messi, tras controlar y orientarse, mandó dentro con la ayuda de un defensa.

El segundo lo anotó tras aprovechar un pase de cabeza de Paco Alcácer —que había entrado a la cancha poco antes (57)—. El ex del Valencia cortó con la testa un despeje de la zaga rival y el balón le quedó muerto al argentino, que no perdonó.

El duelo había comenzado mal para los hombres de Ernesto Valverde ante un Alavés correoso y valiente que no les dejaba desarrollar su juego. El técnico culé, antes las bajas en ataque, dispuso un 4-3-3 en el que Aleix Vidal y Gerard Deulofeu ocuparon los extremos y el argentino ejerció de falso 9.

La fórmula, al menos durante la primera parte, no dio resultado y se vio a un Barsa lento y sin picante. Solo Gerard Piqué, que provocó un penal a la salida de una falta lateral, logró agitar a los suyos. El tiro de los 11 metros corrió a cargo de Leo, que falló. El arquero Fernando Pacheco acertó las intenciones del ‘10’ y con una gran estirada atajó el disparo.

Además, ‘La Pulga’ sumó esta tarde su gol 350 y 351 en LaLiga, en un partido también por el debut del brasileño Paulinho, que entró a la cancha en sustitución de Iniesta (88).

En Las Palmas los ‘colchoneros’ no echaron en falta al francés Antoine Griezmann, expulsado en la primera jornada de liga (2-2 ante el Girona) y sancionado con dos partidos —este y el próximo ante el Valencia— por insultar al árbitro, y se dieron un festín a costa de un Las Palmas falto de colmillo.